Durante la semana pasada, continuaron las incursiones israelíes en el recinto de la mezquita de Al-Aqsa y las redadas en el barrio ocupado de Jerusalén Oriental Sheikh Jarrah, mientras que una brutal ofensiva militar israelí en la Franja de Gaza bloqueada ha dejado muchos palestinos muertos.

Pero un fenómeno extraordinario también se ha arraigado dentro de Israel, donde miles de ciudadanos palestinos en pueblos, aldeas y las llamadas ciudades “mixtas” han salido a las calles para afirmar su identidad mientras viven en un estado judío autodefinido.

“Lo que es notable es que dentro del ’48 [modern-day Israel, with reference to the 1948 declaration of the state], Los palestinos que durante mucho tiempo han sido ignorados o considerados ‘árabes israelíes’ están reiterando una vez más con fuerza que son palestinos ”, dijo Layla Hallaq, una activista palestina con sede en Haifa.

Hallaq dijo a Al Jazeera que las manifestaciones actuales son “sin precedentes” y se caracterizan por un movimiento de solidaridad popular entre los palestinos dentro de Israel, Cisjordania y la Franja de Gaza, así como en la diáspora.

“Sus protestas no son solo de solidaridad, sino de una causa compartida y el dolor mutuo que experimentan todos los palestinos”.

Las fuerzas israelíes detienen a un grupo de ciudadanos palestinos de Israel en la ciudad de Lydd el 13 de mayo. [Ahmad Gharabli/AFP]

Con aproximadamente una quinta parte de la población de Israel, los ciudadanos palestinos de Israel suman aproximadamente 1,6 millones de personas en la actualidad.

A diferencia de la mayoría de los palestinos, que fueron depurados étnicamente por paramilitares sionistas antes y durante la creación del Estado de Israel en 1948, estos palestinos son descendientes de quienes lograron permanecer en sus ciudades y pueblos o fueron desplazados internos.

A veces se les llama “palestinos de 1948” en referencia a su ubicación dentro del territorio que fue tomado por la fuerza para establecer el estado israelí. El territorio también se describe como “dentro de la Línea Verde”, en referencia a la línea que demarca a Israel de los territorios palestinos ocupados bajo su control.

A pesar de tener la ciudadanía israelí, los grupos de derechos han documentado varias docenas de leyes israelíes que discriminan a los ciudadanos palestinos del estado en un amplio espectro de cuestiones, incluida la educación, la vivienda, la participación política y el debido proceso. Se les trata como ciudadanos de segunda y tercera clase.

Mas protestas

Durante la semana pasada, las protestas palestinas tuvieron lugar en pueblos y ciudades de todo Israel, desde el desierto de Naqab (Negev) en el sur, hasta Ramla, Yafa y Lydd (Lod en hebreo) en el centro del país, hasta el “Triángulo ”Y a Haifa y Nazaret en el norte.

Los manifestantes se manifestaron en solidaridad con las familias palestinas en Sheikh Jarrah, que enfrentan un desplazamiento inminente, y contra el asalto israelí al complejo de Al-Aqsa, que dejó cientos de palestinos heridos.

No es la primera vez que ciudadanos palestinos de Israel protestan contra las políticas israelíes.

En 1976, seis palestinos fueron asesinados a tiros por protestar contra la expropiación masiva de tierras israelíes, un evento que se conoció como el Día de la Tierra y se conmemora anualmente el 30 de marzo. En octubre de 2000, 13 palestinos fueron asesinados a tiros cuando se unían a la Segunda Intifada. , provocada por la visita del entonces primer ministro Ariel Sharon al complejo de Al-Aqsa.

Sin embargo, históricamente Israel ha aplicado una política de fragmentación de la población palestina bajo su control, tanto dentro del país como en los territorios palestinos ocupados, lo que dificulta aún más las demostraciones sostenidas de solidaridad entre los palestinos en varias partes de la Palestina histórica.

Pero los expertos han dicho que las continuas protestas dentro de Israel muestran cuán conectados están realmente los palestinos.

“Los acontecimientos recientes destacan no sólo la unidad del sistema de opresión colonial, sino también la unidad de la lucha palestina”, dijo a Al Jazeera Nimer Sultany, un lector de derecho público de la Escuela de Estudios Orientales y Africanos de la Universidad de Londres.

“Como en rondas anteriores de protestas, como en octubre de 2000, los manifestantes palestinos en áreas de 1948 demostraron en la práctica la necesidad y practicidad de una lucha anticolonial”.

Una imagen muestra autos quemados y un contenedor de basura en la ciudad de Lod el 13 de mayo [Ahmad Gharabli/AFP]

‘Objetivo colonial’

Sultany dijo que la política de Israel de mantener una mayoría judía dentro de la Línea Verde no es diferente de su ingeniería demográfica en la ocupada Cisjordania y Jerusalén Este, donde trabaja para despojar a los palestinos de sus tierras e imponer una presencia judía en su lugar.

“El objetivo colonial de mantener el ‘control demográfico judío’ o la ‘soberanía judía’ y judaizar Palestina es el mismo en Cisjordania y Jerusalén Este tanto como en Naqab (Negev), al-Jalil (Galilea), las ‘ciudades mixtas ‘, y el Triángulo ”, dijo.

Un ejemplo es la ciudad de Lydd, una ciudad a unos 25 km de Tel Aviv, que ahora se ha convertido en un foco de protestas. La ciudad, una vez poblada por 19.000 palestinos antes de que se estableciera Israel, fue limpiada étnicamente de la mayoría de sus residentes en julio de 1948. Más de 200 murieron en la masacre, en la que participó el ex primer ministro israelí Yitzhak Rabin.

Lydd tiene hoy una población de 77.000 personas, el 30 por ciento de las cuales son palestinos. Durante años, los residentes palestinos se han quejado del racismo institucional, que alimenta la marginación y la pobreza. Los colonos judíos de línea dura también se han trasladado desde la ocupada Cisjordania desde 2004, alimentando las tensiones.

Ciudadanos palestinos de Israel gesticulan y ondean banderas palestinas durante el funeral de Mousa Hassouna en la ciudad central de Lydd, cerca de Tel Aviv, el 11 de mayo. [AFP]

El 10 de mayo, mientras aumentaban las tensiones en Jerusalén Este por las expulsiones forzadas planeadas por Israel de familias palestinas y los ataques a Al-Aqsa, se colocó una bandera palestina en un poste de luz en lugar de una israelí en Lydd. Esa misma noche, un colono judío mató a tiros a un residente palestino llamado Moussa Hassouna. Los colonos atacaron su funeral al día siguiente.

Los enfrentamientos violentos continuaron, con colonos judíos de línea dura que fueron trasladados en autobús desde la Cisjordania ocupada.

El alcalde Yair Revivo, quien ha sido acusado de incitar a los palestinos y es cercano al primer ministro interino de Israel, Benjamin Netanyahu, dijo la semana pasada que había perdido el control de la ciudad. El 11 de mayo, Revivo se reunió con Netanyahu, quien luego anunció un estado de emergencia en Lydd, el primero desde 1966. También se desplegaron al menos 16 unidades de la policía fronteriza israelí.

“El estado judío no tolerará los pogromos contra nuestros ciudadanos”, dijo Netanyahu en un discurso televisado el sábado por la noche. “No permitiremos que nuestros ciudadanos judíos sean linchados … Al mismo tiempo, no permitiremos que los judíos tomen la ley en sus propias manos y ataquen a árabes inocentes”.

Violencia de los colonos

Pero mientras la policía israelí dijo que un sospechoso del asesinato de Hassouna ha sido arrestado, el ministro de Seguridad Pública de Israel, Amir Ohana, pidió la liberación del tirador.

“El arresto del tirador en Lod y sus amigos, que aparentemente actuaron en defensa propia, es terrible”, dijo Ohana. “Los ciudadanos respetuosos de la ley que portan armas son un multiplicador de fuerzas para las autoridades para la neutralización inmediata de la amenaza y el peligro.

Fadi Abu Kishek, vecino de Hassouna en Lydd, dijo a Al Jazeera que los colonos vienen de fuera de la ciudad y “queman coches palestinos, atacan la mezquita, vandalizan nuestro cementerio y marchan en las zonas donde viven los palestinos”.

Las turbas están formadas por grupos fascistas de extrema derecha como Lehava, Hilltop Youth y ultras del fútbol La Familia y Beitar Yerushalayim, y en ocasiones se unen otros residentes israelíes de las ciudades, dijo Abu Kishek.

“Los colonos incitan y atacan, los palestinos responden defendiéndose, [and] la policía llega al lugar y comienza a lanzar bombas de sonido y arrestar a los palestinos ”, dijo. “Esta es la realidad con la que nos enfrentamos”.

Jamal Abu Kasher, un residente de Lydd, mira una de las varias tumbas vandalizadas en un cementerio musulmán el 14 de mayo de 2021. [Heidi Levine/AP Photo]

Otras ciudades han sido testigos de ataques de turbas de colonos judíos, algunos de los cuales han marchado por las calles bajo la protección de la policía israelí, gritando “Muerte a los árabes”.

En Bat Yam, una ciudad en el centro de Israel, una turba linchó brutalmente a un hombre palestino en una escena que fue transmitida por la televisión nacional israelí, mientras que videos e imágenes compartidos en las redes sociales mostraban hogares palestinos vandalizados y familias atacadas frente a sus hijos en Haifa. y Akka (Acre). Dos niños palestinos también sufrieron quemaduras graves cuando se arrojaron cócteles Molotov dentro de la casa de su familia en el barrio Ajami de Yafa.

Adalah, un centro legal para ciudadanos palestinos de Israel, informó que los israelíes judíos de extrema derecha han utilizado las redes sociales para organizar sus ataques en los últimos días y se han enviado mensajes diciendo que están “muriendo por matar palestinos”.

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, ha expresado su alarma por el estallido de violencia dentro de Israel.

“Me preocupan especialmente los informes de que la policía israelí no intervino cuando los ciudadanos palestinos de Israel estaban siendo atacados violentamente, y que los grupos de ultraderecha están utilizando las redes sociales para convocar a la gente a traer ‘armas, cuchillos, garrotes, puñales ‘para usar contra ciudadanos palestinos de Israel ”, dijo Bachelet.

Mientras tanto, al menos 800 ciudadanos palestinos de Israel, incluidas decenas de menores, han sido arrestados en una semana, según el abogado Janan Abdo. “Muchos de los detenidos requirieron tratamiento médico y hay muchas lesiones en la cabeza”, dijo Abdo en un comunicado.

Coexistencia ‘una mentira’

Tanto Hallaq como Sultany rechazaron la descripción de la violencia continua como “lucha entre comunidades”, una expresión que dijeron que no reconoce el desequilibrio de poder entre Israel como potencia colonial y los palestinos que están colonizados.

“Lo que hemos presenciado la semana pasada es una reacción natural de un pueblo que ha estado enfrentando ocupación, opresión, asedio y discriminación durante 73 años”, dijo Hallaq. “Estos son ataques sistemáticos y racistas sancionados por el estado contra la minoría palestina dentro de Israel”, agregó Sultany.

Para Abu Kishek, residente de Lydd, la represión israelí de las recientes protestas ha puesto de relieve la opresión que experimentan los palestinos en toda la Palestina histórica y ha arrancado el barniz de “coexistencia” de las llamadas ciudades “mixtas”. dentro de Israel.

“Este lema de convivencia es uno dirigido a Occidente y una mentira absoluta”, dijo.

“Israel se ha apropiado del pasado, presente y futuro. Nos tratan como si debiéramos estar agradecidos con ellos por permitirnos vivir aquí, cuando esta es nuestra tierra ”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page