El patio está revuelto, para qué engañarse. Pese a todo, todavía hay gente que se ha levantado y ha tuiteado: “Feliz sábado”. Aunque parezca mentira, en Madrid todavía hay gente que sale a comprar lubina y se toma un vinito antes de volver a casa. Al grano. Las redes de los candidatos no han parado. En Instagram ha sido muy comentada la visita de Pablo Casado a la cuesta de Moyano. El líder de los populares se acercó este viernes con motivo del Día del Libro a una caseta con Toni Cantó ―que buscaba todo el rato salir en la foto por si no había quedado claro ya que ahora está en el PP y que mañana ya se verá―, el alcalde, José Luís Martínez-Almeida, y la edil de Cultura, Andrea Levy. Casado llamó al librero y escogió Madrid (Destino, 2020), el último libro del escritor Andrés Trapiello, que entremezcla sus memorias personales con la ciudad. A la hora de pagar, se produjo un dilema entre Casado ―el jefe— y Almeida ―el alcalde designado por el jefe—:

— Pago yo, por favor―, inquirió Almeida sacándose del bolsillo la cartera.

— No, no, no. Oye, ¿has visto que Ayuso…?―, contestó Casado.

Y se cortó el video. En Instagram estas imágenes solo duran 15 segundos. Pero subir un vídeo así y meterle un tajo en ese momento está feo. A esta hora no se sabe quién ha pagado. En el siguiente vídeo, de otros 15, el libro continúa en las manos de Casado, que dice: “Mucho Madrid ―mientras le daba golpecitos con la mano en la tapa― no nos lo van a estropear, ¿eh?”. Almeida dice: “No van a poder”. Y a otra cosa. La presidenta Ayuso subió una foto desde Tres Cantos. En chupa de cuero, saluda a la multitud desde el escenario. Lo mejor de Instagram son las discusiones que se producen en los comentarios. Sí, hay gente que dedica su vida a esto. “¡Te ponía un piso en Chipiona!”, dice uno. “¡Estuviste impresionante en el debate de la SER (al que no fue)!”, puso otro. Así, hasta 500.

En Unidas Podemos se ha comentado mucho que Pablo Echenique haya comenzado a seguir en Twitter a Hugo Silva, que el viernes fue tendencia por un mensaje rotundo: “No votar se está volviendo peligroso…”. En Ciudadanos continúa el eco del debate de la Ser. Han colgado un vídeo que lleva ya 150.000 visualizaciones. Resulta que al terminar, Edmundo Bal se quedó unos segundos charlando con Ángel Gabilondo: “¡Somos más, Ángel. Los demócratas somos más!”. De pronto, aparece Rocío Monasterio por detrás y frena en seco. “Hasta luego, eh. Esto es una dictadura”. Ni que decir tiene que la dictadura de Vox es impresionante. Acuden al medio que tienen vetado y sueltan lo que quieren. En el vídeo, el candidato Edmundo Bal, mientras recogía sus papeles, contesta a Monasterio: “Vete a poner un tuit, Rocío”. Tardó una hora.

Quien no tuitea mucho es Gabilondo. Por eso esta mañana se ha presentado junto a él Jorge Javier Vázquez. “Es un político reflexivo que no se expresa a golpe de tuit”, dijo el presentador hace unos días. El PSOE ya tiene a quien le ungüento de las encuestas.

Suscríbete aquí a nuestra nueva Boletin informativo sobre Madrid

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page