El lunes, un panel de especialistas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) instó a los países de todo el mundo a entablar límites mucho más estrictos a los métodos poderosos de edición de genes humanos.

Tomada tras un par de años de deliberaciones, su iniciativa tiene como objetivo prevenir ensayos científicos fraudulentos sobre el genoma humano y asegurar que el uso preciso de las tecnologías de edición de genes favorezca al público por norma general, en particular a la gente de los países en desarrollo, y no solo a los ricos. .

“Soy un gran acompañamiento”, ha dicho el Dr. Leonard Zon, especialista en terapia génica de la Universidad de Harvard. No es integrante del comité, pero lo llama un “conjunto de expertos”. Dijo que los últimos resultados de la edición genética son “impresionantes” y las sugerencias del comité son “fundamentales para el tratamiento futuro”.

Las pautas propuestas por el comité de la OMS fueron impulsadas principalmente por el caso del científico chino He Jiankui, quien convulsionó a los genes de todo el mundo cuando anunció en noviembre de 2018 que se encontraba empleando CRISPR para cambiar el ADN de embriones humanos. Este cambio quiere decir que todos los cambios en los genes se replican en todos y cada célula del feto, incluidos los espermatozoides y los óvulos. Esto quiere decir que estos cambios, aunque dañinos en vez de ventajosos, suceden no solo en los bebés que nacen tras la edición de genes, sino asimismo en cada generación que se transmite su ADN.

Dr. Su objetivo es cambiar el ADN de los bebés para que sean genéticamente inútiles de contraer el VIH de sus padres. Un tribunal chino descubrió que había falsificado documentos éticos y engañado a sujetos que desconocían el contenido de sus ensayos de edición genética. En el último mes del año de 2019, fue culpado a tres años de prisión.

En verdad, se puede efectuar un experimento de este tipo llamado edición de la línea germinal, lo que expone la cuestión de de qué manera se puede supervisar y usar la edición de genes en beneficio de la raza humana.

El estándar de la OMS establece que la utilización que hace el Dr. Ho de la edición de la línea germinal es inaceptable e irresponsable de utilizar ahora. Pero otros tipos de edición de genes son otra cuestión.

Los científicos ahora tratan de corregir la mutación que causa la anemia de células falciformes mediante la edición de genes. El gen alterado se encontrará en las células hematopoyéticas de la médula ósea del tolerante, no en los espermatozoides ni en los óvulos, por lo que estos cambios no se transmiten de generación en generación. Pero la utilización de CRISPR asimismo plantea otros problemas.

El comité de la OMS describió un escenario ficcional en el que los investigadores de países ricos esperan efectuar ensayos clínicos sobre la edición de genes de células falciformes en el África subsahariana, donde la patología es endémica. Si el estudio tiene éxito, el tratamiento de modificación genética será demasiado costoso para los pocos ciudadanos del país examinados.

Otra situación hipotética involucra pruebas de edición de genes para corregir la mutación genética que causa la enfermedad de Huntington, una enfermedad cerebral progresiva. Probablemente las personas que hereden el gen mutado contraigan la patología de Huntington. Si el experimento de edición de genes tiene éxito, puede evitar esta terrible enfermedad. Y ya que el cambio no incluye espermatozoides ni óvulos, estos cambios no se heredan.

Pero van a pasar años o aun décadas antes que sepamos si los estudiosos cuyos genes fueron perturbados son inmunes a la enfermedad de Huntington. Los competidores no pudieron huír del horrible temor de que, pese a la edición de genes, aún tengan la posibilidad de sufrir trastornos cerebrales mortales.

En este caso, el equipo de la OMS preguntó si había una forma mucho más rápida de evaluar la efectividad del régimen. También recomienda que los estudiosos tengan en cuenta la angustia psicológica de los participantes que desean curarse pero no están seguros.

Sin embargo, el comité mencionó que la edición de genes ha surgido y tiene enormes perspectivas. La OMS empezó a registrar estudios en curso y mencionó que incluían 156 ensayos con genes distintos del esperma o los óvulos.

El Comité de la OMS ha subrayado la necesidad de que cada país desarrolle directrices para asegurar que la investigación sea ética y esté debidamente controlada, y que se den las condiciones para el acceso y la justicia social. Dado que los gastos del régimen son muy altos, cuando menos inicialmente, la organización dijo que el objetivo habría de ser garantizar que los beneficios de la edición genética lleguen de forma justa a las personas de todo el planeta.

“No es un desafío fácil”, ha dicho François Bellis, integrante del comité e estudioso en ética médica de la Universidad de Dalhousie en Halifax, Novedosa Escocia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page