Las ÚLTIMAS cifras del gobierno han demostrado que un porcentaje alarmante de los jubilados de Andalucía están rechazando la vacuna Oxford AstraZeneca por preocupaciones sobre los coágulos de sangre.

La Junta ha publicado cifras de que poco menos del 25% del grupo de 60 a 69 años han rechazado la vacuna Astra Zeneca debido a una serie de muertes relacionadas con el jab.

En una entrevista con Canal Sur, El director del programa de Vacunación en Andalucía, David Moreno, explicó que actualmente la región tiene el 65% de los mayores de 60 años vacunados.

Sin embargo del 35% restante, el 25% ha sido convocado pero no llegó a los centros de vacunación.

“Hasta ahora hemos vacunado a una gran cantidad de este grupo de edad, pero instamos a la población restante no vacunada a recibir la dosis”, dijo Moreno.

“Desafortunadamente, la vacuna Oxford no tiene la popularidad que tienen las otras marcas, y esto está desanimando a mucha gente”, continuó.

“Aunque estamos investigando vínculos entre la trombosis y la vacuna AstraZeneca, los posibles efectos secundarios son significativamente menores que las posibilidades de ingresar a la UCI con COVID-19”.

Anteriormente, España había restringido el uso de la vacuna Oxford para los grupos de edad más jóvenes debido a los posibles efectos secundarios, pero con mucha de la población más joven y trabajadores clave que ya estaban recibiendo su primer pinchazo de Oxford, crecieron los temores de que los dejarían desprotegidos como consecuencia de la crisis. Junta buscó diferentes opciones para su segunda dosis.

Moreno aseguró a los que ya están con su primera vacunación, que ‘no se quedarán en el limbo’.

“Serán vacunados con una segunda dosis, y será la vacuna AstraZeneca o Pfizer según la evidencia científica y mientras tanto están protegidos con una dosis”.

Han surgido preocupaciones después de que una serie de casos de trombosis se hayan relacionado con la vacuna Oxford, con un total de 19 muertes en todo el mundo, siete de las cuales en el Reino Unido.

Sin embargo, los expertos médicos insisten en que los casos no están probados y los expertos están trabajando para comprender si los casos están relacionados con recibir la vacuna Oxford.

LEER TAMBIÉN:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page