DESPUÉS de más de 50 años de proporcionar emociones y risas en la Costa del Sol de España, no se espera que Tivoli World vuelva a abrir este verano mientras el resort lucha contra una deuda paralizante.

Los trabajadores salieron a las calles de Benalmádena el viernes pasado para mostrar su enfado por el posible cierre, muchos de los cuales habían estado en la empresa durante más de 15 años.

Alrededor de 200 miembros del personal y simpatizantes, adornados con pancartas que decían “Tivoli World, No Al Cierre”, se manifestaron frente al parque para mostrar su consternación por el trato que dio a su personal de larga data.

“No entendemos lo que quieren, estamos sufriendo después de una pandemia y están jugando con nosotros”, dijo un trabajador al sitio de noticias local. Malaga Hoy.

El parque cerró sus puertas en noviembre pasado y colocó a toda su fuerza laboral en ERTE, y ha estado trabajando duro durante el período invernal para decidir la rentabilidad financiera de la reapertura para el verano de 2021.

Según el portavoz de relaciones públicas de parques, José Luis Guzmán, en el papel el parque tuvo una temporada 2020 fantástica a pesar de la pandemia.

Alrededor de 15,000 menores de 12 años visitaron el parque el verano pasado, lo que resultó en una facturación del 50% durante 2019.

Sin embargo, las cifras afectan poco a los 11,2 millones de deuda que el parque tiene actualmente.

De ellos, 4,7 millones se adeudan a la seguridad social, 4,7 a impuestos y 387.000 al Ayuntamiento de Benalmádena, así como diversas deudas privadas con inversores.

El mes pasado, el parque recibió el apoyo del alcalde de Benalmádena, Víctor Navas, quien contó con la ayuda de la Universidad de Málaga para ayudar a encontrar inversores para salvarlo de la demolición.

Pero hasta ahora, sus esfuerzos han resultado infructuosos, hecho que parece ser el último clavo en el ataúd de Tivoli World según el abogado del parque, Juan Antonio Sánchez.

“El parque debe asumir su deuda con sus inversionistas, el ayuntamiento y sus 160 empleados”, dijo.

Tivoli Group se declaró en bancarrota en agosto pasado después de más de una década de luchas internas entre los propietarios anteriores y actuales del parque.

Amargas batallas judiciales entre la Compañía Internacional de Parques y Atracciones (Cipasa), propiedad de Corodoban Rafael Gómez, y el grupo inmobiliario Tremon han llevado a que las deudas se acumulen ya que ninguna de las partes asume la responsabilidad del pago.

LEER TAMBIÉN:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page