El congresista republicano por Florida Matt Gaetz, en un evento el viernes de Women for American First en Doral, Florida.Marta Lavandier / AP

Las acusaciones de una supuesta conducta sexual inapropiada y tráfico sexual contra el congresista republicano Matt Gaetz, de 38 años, han sacudido Washington. El fiel aliado de Donald Trump ha cargado en Twitter durante el fin de semana contra los demócratas y el Deep State (Estado profundo) por querer “neutralizarlo” a través de la cultura de la cancelación. El Comité de Ética de la Cámara de Representantes inició el viernes las pesquisas sobre el representante de Florida, quien ya está siendo investigado por el Departamento de Justicia sobre si violó las leyes federales de tráfico sexual, si tuvo relaciones sexuales con una adolescente de 17 años y si les pagó u ofreció regalos a cambio de sexo a otras mujeres. Gaetz no ha sido acusado formalmente de ningún delito y niega las acusaciones.

Según fuentes anónimas citadas por Los New York Times, el primer medio en dar a conocer la investigación federal, los fiscales creen que Joel Greenberg, un exrecaudador de impuestos de Florida acusado el año pasado de tráfico sexual y otros delitos, presentó mujeres a Gaetz, quien tuvo relaciones sexuales con ellas. El FBI ha interrogado a varias mujeres involucradas en los supuestos encuentros. Los New York Times tuvo acceso a las facturas de la aplicación de pagos móviles Cash App y Apple Pay, donde existen pagos de Gaetz y Greenberg a una de las mujeres. Las involucradas les dijeron a sus amigos que los pagos eran por sexo con los dos hombres, según fuentes citadas por el periódico estadounidense.

“Mi estilo de vida de antaño puede ser diferente de cómo vivo ahora, pero no era ni es ilegal”, escribió el republicano en una columna en el Washington Examiner. El congresista, que está comprometido para casarse desde la pasada Nochevieja, también sostuvo que “nunca” ha pagado por sexo. Medios locales informan que Greenberg está en conversaciones para llegar a un acuerdo de culpabilidad con el tribunal de Florida. Ese pacto podría implicar que Greenberg cooperara en la investigación contra Gaetz.

El comité bipartidista de ética del Congreso enumeró el viernes todas las acusaciones que habían recibido para iniciar su propia pesquisa contra Gaetz: posible conducta sexual inapropiada, uso de drogas ilícitas, compartir imágenes o vídeos inapropiados en la Cámara de Representantes, utilizar indebidamente registros de identificación estatales, hacer uso de fondos de campaña para uso personal y aceptar sobornos o regalos. Todo esto, “en violación de las reglas de la Cámara, leyes u otras normas de conducta” previamente establecidas, según el presidente del comité y congresista demócrata de Florida, Ted Deutsch, y la congresista republicana de Indiana Jackie Walorski.

El congresista, que se declara inocente e insiste en que no va a dejar su cargo, contrató a los abogados de Marc Mukasey e Isabelle Kirshner. Mukasey, un ex fiscal federal en Nueva York, ha representado a la empresa familiar del expresidente Trump, la Organización Trump, en investigaciones relacionadas con sus impuestos, y Kirshner representó al exfiscal general de Nueva York, Eric Schneiderman, quien renunció a su puesto tras ser acusado de agredir físicamente a mujeres.

Suscríbase aquí a la Boletin informativo de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page