Noticias del Mundo

Monseñor Munilla asiste a su primer Domingo de Ramos en Orihuela

Las calles de Orihuela se llenaron el Domingo de Ramos, inicio de la Semana Santa en la capital de la Vega Baja, fiesta declarada de Interés Turístico Internacional y que se celebra por primera vez en dos años a causa de la pandemia.

Una auténtica pasión llena de tradición fue visitada por muchos visitantes, cientos de familias con sus hijos bordearon las calles con sus palmeras y ramas de olivo.

El nuevo Obispo de la Diócesis de Orihuela-Alicante, José Ignacio Munilla, encabezó la procesión, que comenzó con la bendición de las palmeras en la Iglesia de las Santas Justa y Rufina y luego marchó hasta la Catedral, donde el Obispo, en una Misa en el que se dirigió al Ayuntamiento, agradeció a los sacerdotes, seminaristas, al Alcalde, a los representantes de la Policía Nacional y Local, a la Asociación de Fiestas de Moro y Cristiano y al Ayuntamiento.

Mucha gente acudió a ver a Munilla, que lleva en el cargo desde febrero y dijo en su homilía que quería transmitir al inicio de la Semana Santa que «la vocación fundamental de nuestra vida es ser discípulos de Cristo, padre, amigo, compañero». y… hermano en camino, adónde voy, adónde y con quién».

Dijo a la congregación que la procesión de palmeras recuerda a los que acompañaron a Jesús en su ascenso de mil metros desde Jericó a Jerusalén: «Es una imagen del movimiento de nuestra existencia, que es un camino al cielo, al contrario es dejarnos llevar cuesta abajo hacia lo vulgar que no ofrece felicidad».

Agregó que “el bien es lento porque es cuesta arriba” y exige “renuncia y sacrificio.” Al bendecir las palmas, dijo que servirán de refugio para las casas durante el resto del año.

concluir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
You cannot copy content of this page