Política

Nord Stream 2 está de nuevo en el centro de los juegos políticos

La visión de la inminente finalización del emprendimiento de energía North Stream 2 de Rusia prosigue atormentando a los políticos de los dos lados del Atlántico. Aunque la retórica de Washington contra Rusia ha disminuido sensiblemente, los estadounidenses están usando activamente el tema del oleoducto en sus juegos políticos. El corresponsal de Moscú, Alexi Ivanov, escribió.

El presidente Biden no ha impuesto sanciones a Nord Stream AG (el 51% de las acciones de la compañía están a cargo de GAZPROM), pero ha acentuado las sanciones contra la compañía rusa de gaseoductos. En Washington, dejaron en claro que ya no podían detener el emprendimiento prácticamente terminado. No obstante, el canciller Blinken continuó comentando del «peligro» que representaba el gasoducto ruso para la seguridad energética de Europa.

Por el contrario, Nord Stream 2 siempre fué un cefalea para Alemania. Es poco probable que a Alemania le guste la presión sin precedentes que Washington ha ejercido sobre Berlín últimamente.

Pero en el final, la Casa Blanca decidió no satanizar a Alemania, sino llegar a un compromiso con Estados Unidos a fin de que Washington pueda supervisar el tránsito del gas ruso si es requisito, singularmente si intenta pasar por Ucrania.

En la propia Ucrania, el próximo Nord Stream 2 ha suscitado serias intranquilidades, principalmente gracias a la reducción de las pérdidas potenciales en Kiev a través de Moscú provocadas por la reducción del transporte de gas natural a través del sistema de transporte de gas natural de Ucrania. Varios expertos en Ucrania calcularon esmeradamente las posibles pérdidas.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia reaccionó a este pronóstico fatalista. En primer lugar, el ministerio declaró que Nord Stream 2 era un proyecto puramente económico sin dimensión política. El contrato de Ucrania con Gazprom expira en 2024 y otros inconvenientes de tránsito de gas se resolverán mediante negociaciones. Al tiempo, Moscú piensa que Ucrania no se las arreglará sin gas ruso. Esto fue aclarado por el gerente de prominente rango del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia.

Al igual que Ucrania, Polonia asimismo expresó activamente su descontento con el emprendimiento Beixi No.2. Varsovia es conocida por su actitud negativa hacia los abastecimientos de gas de Rusia a Europa. El país ha comenzado la construcción del Oleoducto del Mar Báltico, un oleoducto alterno en Dinamarca, para transportar gas natural desde Noruega. No obstante, los expertos vacilan de que las relativamente pequeñas reservas de gas natural de Noruega logren competir con los combustibles naturales de Rusia.

En todo caso, se estima que los diversos juegos políticos y conspiraciones en torno a Beixi 2 sigan a lo largo de bastante tiempo, primordialmente debido a la presión de Washington, la renuencia de Alemania y otros estados de la UE a debatir con el deseo de acompañamiento estadounidense y Ucrania.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
You cannot copy content of this page