España

Olympia 2021 en Tokio: Nadar sin ganas | Olimpia 2021

Hugo González terminó sexto en la final de más de 100 metros.Fernando Bizera

Formamos parte en campeonatos irregulares de natación. Las pruebas que hemos visto son, por ejemplo, 200 mariposas hembras caminando mientras que otras son, por servirnos de un ejemplo, niñas y niños con un nivel muy alto de 200 espaldas. En el momento en que vi los 57,47 segundos de Kaylee McKeown, la primera cosa que pensé fue si íbamos a correr juntos en 1970, cuando corrí 59,90 segundos, correría 5 metros. La chavala no me había pegado hasta hace diez años. Los nadadores son diferentes. Mark Spitz es un bastardo. El talento es tan crucial ahora como la preparación atlética.

Hugo González. Hugo González tiene un futuro refulgente. Pero en la final de 100 espalda, fue castigado por irse. Al ingresar al agua, el ruso Rylov, que nadaba al costado de la carretera, sacó la mitad de su cuerpo. La cabeza de Hugo se encontraba al ras con su traje de baño. Allí perdió dos de cada diez. Como nada realmente bien, desgraciadamente perdió 2 décimas de sus mejores resultados. Si la producción incrementa, puede reducir en 2 décimas más. Pienso que esto jugará un papel muy importante en 200 estilos, ya que la salida ya no es desde abajo, sino desde arriba.

Empiece y gire. Caeleb Dressel en el banco superó a prácticamente todos en 100 giros gratis. Esta salida es muy útil puesto que los primeros 15 metros de agua tienen la posibilidad de ser veloces en vez de apresar las olas en 50 vueltas. Debido a los cambios normativos de la década de 1980, las salidas y giros se convirtieron en el factor decisivo para achicar el número de puntos porque se puede ahorrar espacio al ahorrar energía. Pero esto no es nada nuevo. Doc Counselor fue muy riguroso en su entrenamiento por turnos en la Facultad de Indiana en la década de 1960. Es básico. Adiestran como un tiempo de reacción. De 70 centavos, es algo más que 85 centavos. Esos 15 centavos son la mitad de la diferencia, que es un detalle crucial en la prueba de 50 o 100.

Mucho más información

Fuerza de las piernas. Doc tiene un gimnasio bajo la grada del estadio. Recuerdo una pared donde medíamos nuestros saltos con los brazos abiertos. Doc toma latas de diferentes tamaños, las llena con cemento y luego las rellena con una barra de hierro. Hicimos sentadillas con el tanque para fortalecer las piernas y apoyarnos mejor en la barra y la pared de la piscina. Pasamos tres horas por semana haciéndolo. La patada de delfín no se usó en ese momento, pero Doc prohíbe a sus nadadores respirar al salir de la curva. Instó a todos a tener al menos un período completo de brazadas antes de respirar. A mi edad sigo superando a los que adiestran para triatlón en una piscina de 25 años pues no tienen idea girar bien.

Hawai. Tengo la sensación de que varios equipos ven estos Juegos Olímpicos como una transición a los Juegos Olímpicos de París 2024. Hace unas semanas, asistí a una videoconferencia con Ray Looze, el capitán del equipo de natación de París, la Facultad de Indiana y el entrenador asistente del equipo estadounidense. Estuvo en Hawaii con la selección nacional y nos contó cómo se preparaban para llegar a Tokio y centrarse en entrenar según el calendario final. Todo suena muy extenso. Pero jamás sentí que vieran estos juegos con su admiración frecuente. No lo vi feliz. El mensaje es: â ???? Daremos lo mejor de nosotros -. Nos dijo que la situación para los distintos bañistas era muy diferente después de que terminó la epidemia. En 2020, algunas personas recibirán mucho más formación que otras. En Indiana, las piscinas están cerradas y ciertos pequeños son arrastrados a canteras descuidadas creadas por lagos artificiales. Está prohibido, pero muchos bañistas se cuelan.

Todo japonésLos estadounidenses son sencillamente sumisos. Drexel era el portaestandarte y el resto lo estaban haciendo aproximadamente bien, pero sin llamar la atención. No parecen seguros, nadie hace gestos de enojo y absolutamente nadie marca territorios con tanta torpeza como otros juegos. Todos semejan nipones aquí. Todo estaba en tranquilidad, nadie se movía. Las vibraciones que siempre y en todo momento habían existido en la piscina olímpica han desaparecido y el ruido de las gradas formaba parte del juego, el nadador por el momento no libera su tensión nerviosa. Antes de que comenzaran a prohibir los fallos, recuerdo que te caíste al agua antes del examen. Así es como te relajas. Al igual que con el atletismo, se permite un máximo de dos salidas y muchos nadadores se sumergen deliberadamente para sentirlo. En los Juegos Olímpicos de Montreal, vi a un entrenador aconsejando a los nadadores que se apresuraran para calmar su nerviosismo. Ha dicho: ???? ¡Dejar ir! ??????.

* Santiago Esteva fue el primer español finalista en natación en unos Juegos Olímpicos de 1968.

Sucrebet agua A nuestro boletín especial sobre los Juegos Olímpicos de Tokyo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
You cannot copy content of this page