Más

‘Operación libertad’ o cómo dos tránsfugas de Ciudadanos acabaron en la lista de Ayuso en 10 días | Madrid

Isabel Díaz Ayuso y Toni Cantó, quinto en la lista de la candidatura de la formación, este miércoles en el auditorio del parque Lineal del Manzanares.Juan Carlos Hidalgo / EFE

Ciudadanos se considera un partido de centro, pero en los últimos días todos los que abandonan el partido fichan por el PP. El 16 de marzo —seis días después de Isabel Díaz Ayuso anunciase el adelanto electoral— Sergio Brabezo, por entonces uno de los 26 diputados de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, publicó un mensaje en su perfil de Twitter a las 11.26: “Aguado insultó a Ayuso […] Ciudadanos ha abandonado el centro y tuitea de forma radical […] abandono y me doy de baja del partido”. Ocho minutos después, Almudena Negro, diputada del PP en Madrid, le envió un mensaje de apoyo como respuesta: “Siempre amigos [emoticono de carita con beso]”. La presidenta de Nuevas Generaciones de Fuenlabrada se suma: “Que la libertad no pierda uno de los buenos”. 30 minutos después, la también diputada de Ciudadanos Marta Marbán da portazo: “No me identifico con lo que está pasando dentro del partido y lo que no se comprende, no se defiende”. 10 días después, Brabezo y Marbán figuran en los puestos 43 y 44 de la lista del PP a las próximas elecciones. ¿Qué ha pasado en estas dos semanas?

“Que son unos traidores, eso es lo que ha pasado”, cuenta un conocido diputado de la formación de Inés Arrimadas. “Él se ha marchado esparciendo mierda; ella ha sido más elegante y dio un mensaje de despedida en el grupo de WhatsApp que tenemos”, explica un alto cargo del partido en Madrid. Más allá de las acusaciones y opiniones internas entre las formaciones, están los hechos. Tras el anuncio, Brabezo inició una impresionante gira mediática por casi todos los medios conservadores de España. En todos ellos lanzó duros ataques a Ciudadanos con Ignacio Aguado como diana. “Aguado miente. Puedo asegurar que yo y los otros 25 diputados firmamos una moción [contra Ayuso] el mismo día que en Murcia”, dijo en Diario. “El personal técnico de Aguado nos pidió que firmáramos una moción”, comentó en Antena 3. En A B C: “Me pidieron firmar una documentación que no sabía ni qué era”. Aguado y varios diputados del partido, sin embargo, niegan esa afirmación a este periódico: “Que la enseñe”.

De noche, Brabezo continuó su gira televisiva en una tertulia de 13TV: “Ciudadanos quiere censurar el Gobierno al que pertenece, no tiene sentido”. Aquí, incluso, dijo: “No soy diputado porque el parlamento está disuelto. Lo que sí existe es la comisión permanente, que determinados diputados son llamados por deliberar alguna necesidad”. Esta afirmación es falsa. Brabezo no solo sigue siendo diputado, sino que forma parte de la Diputación Permanente, tal y como confirman fuentes de la Asamblea.

“¿Ha recibido ofertas del PP?”, preguntó un tertuliano esa noche. “Tengo una formación fuera de la política, no tengo problema en buscarme la vida en otro sitio. Lo importante es tener sensatez y aquí se estaba tomando una deriva”. Y dio un titular que no había dicho del todo en el resto de entrevistas: “Yo lo tengo claro, después de esta mala jugada de Ciudadanos, me siento con el deber de votar a Ayuso”. Dos días después, atendió por teléfono a este periódico durante 20 minutos:

— Ha sido Ayuso quien ha adelantado las elecciones.

― Si tú opinas que ha sido así.

― No, es un hecho.

― Lo vuelvo a decir. Nosotros hemos firmado una moción de censura.

― ¿Quién lo ha firmado?

— Los diputados. Todo lo que preguntas está por ahí.

— ¿Tiene el documento?

— Le remito a los vídeos donde lo explico. Más no puedo decir.

― ¿Tiene un papel donde diga que Ciudadanos ha firmado una moción?

— La moción no se registró.

― Si no se registra, no hay moción.

― No solo lo digo yo, lo dice otra diputada.

Minutos después, el diputado de la formación dice: “Yo no soy diputado de Ciudadanos. No pertenezco a ningún partido. La Asamblea está disuelta”. Y da por terminada la conversación. Brabezo sigue siendo diputado porque es uno de los 12 miembros del partido en la Diputación Permanente. Es más, fuentes de la Asamblea indican que no fue hasta el 26 de marzo—el mismo día que anunció su fichaje por el PP— cuando solicitó a la cámara ser diputado no adscrito. Es decir que, como no renuncia al escaño, seguirá percibiendo una nómina de 3.908,17 euros al mes hasta que se inicie la próxima legislatura.

A la izquierda, Sergio Brabezo interviene en el pleno de la Asamblea en mayo de 2020. A la derecha, Marta Barbán, en el primer Foro Efeminista organizado por la agencia Efe en noviembre de 2018
A la izquierda, Sergio Brabezo interviene en el pleno de la Asamblea en mayo de 2020. A la derecha, Marta Barbán, en el primer Foro Efeminista organizado por la agencia Efe en noviembre de 2018Piscina / EFE

Brabezo nació en Barcelona hace 37 años. Licenciado en Administración y Dirección Empresas por la universidad de su ciudad, se afilió en el partido de Albert Rivera hace una década. Ya en 2015, de la mano de Begoña Villacís, dio el salto a la política municipal en el Ayuntamiento de Madrid; fue uno de los siete concejales que logró Ciudadanos en las elecciones que Manuela Carmena conquistó la alcaldía. La hemeroteca cuenta que en 2016, durante una entrevista con el periódico digital Madridiario, ya atizaba a los populares por su gestión de los contratos de basura en la capital: “El PP hizo una contratación horrible. Su gestión fue más que negativa”.

Según fuentes del partido, una mala relación con Villacís terminó con su salida de la lista del Ayuntamiento para los comicios de 2019. Sin embargo, César Zafra, portavoz de Ciudadanos en la Asamblea, no dudó en incorporarle como número 16 en la Comunidad, donde la formación logró 26 diputados. Durante este año y medio en la Asamblea, Zafra le encomendó la portavocía adjunta del partido. Ha sido un diputado bastante activo, según reconocen varios de sus compañeros. Tanto, que incluso redactó el dictamen de Ciudadanos sobre Avalmadrid, la empresa semipública de la Comunidad que dio un crédito fallido de 400.000 euros al padre de Ayuso. “Es de especial interés”, escribió Brabezo, “entender los riesgos no financieros a los que AvalMadrid se enfrentaba por posibles conflictos de interés entre cargos políticos y gestores de la compañía”. 16 días después de dar un portazo a Ciudadanos, anunció su fichaje por el PP: “Entre comunismo o libertad, yo con Ayuso”, estampó en su perfil de Twitter. Este periódico ha intentado ponerse en contacto de nuevo con Brabezo tras su fichaje, sin éxito.

El fichaje de Marbán

La diputada Marta Marbán anunció su adiós de Ciudadanos 30 minutos después de que lo hiciera Brabezo el 16 de marzo. “Llevo un año vaciándome y no me queda ilusión ni confianza en los que toman decisiones”, escribió. Días después, en una conversación telefónica con este diario, también dijo que los 26 diputados de Ciudadanos fueron llamados de urgencia a la Asamblea la mañana en la que Ayuso adelantó las elecciones. Un hecho que confirman fuentes de la formación. “Para valorar el adelanto electoral”, subrayan. “Cuando fui a mi mesa”, dice Barbán, “vi que 10 compañeros estaban charlando y les pregunté: ‘¿Qué es eso que hay que firmar?”. Según su versión, nadie le contestó. Fue Brabezo, que estaba a pocos metros, quien le dijo: “Creo que se está firmando una moción de censura con Aguado como presidente”. El resto de diputados niega esta versión. También Arrimadas. En cualquier caso, esta hipotética moción nunca se llegó a registrar en la Asamblea porque solo se presentaron dos mociones esa mañana: una de Más Madrid y otra del PSOE, tras el anuncio del adelanto electoral.

Marbán llegó a Ciudadanos de la mano de Albert Rivera. Fue de las primeras que entró en la Ejecutiva del partido siendo de fuera de Cataluña. Se enfrentó a Arrimadas cuando el actual vicepresidente de Castilla y León, Francisco Igea, quiso disputarle la presidencia del partido; de ahí que la tilden de “Igeista ” o «la número dos de Igea” en la formación. Ha sido portavoz de Sanidad de Ciudadanos en la Asamblea durante este corto año y medio de legislatura, un puesto que le permitió entablar una gran amistad con la diputada y secretaria general del PP en la región, Ana Camins. Los diputados de Ciudadanos consultados guardan cierta estima por el trato cordial que ha tenido durante su marcha. “Al contrario que Brabezo, que es un impresentable”, subraya un conocido diputado.

Hace 15 días, Marbán dijo que se dedicaría a terminar su tesis doctoral y a concluir un libro. “Estoy en ese camino”, contestó a este periódico tras la pregunta de si se iría al PP. Una semana después, recibió una llamada de Camins, secretaria de los populares en la región: “Me gustaría que siguieras en política como número 44 de nuestra lista”. Ese mismo día, cuenta ahora la exdiputada de Ciudadanos, se afilió al PP. “Creo en el proyecto. He defendido siempre sus políticas sanitarias”. Pese a su fichaje por la lista de Ayuso, continúa apoyando en Twitter los mensajes de su amigo Igea, como el del pasado 29 de marzo: “La tormenta perfecta otra vez: elecciones y pandemia como arma arrojadiza”. Al día siguiente, eso sí, escribió: “Hay que defender la libertad de Madrid y el proyecto de Ayuso y el PP”. Durante estos 10días, varios de diputados del PP han utilizado el argumento de estos dos diputados de Ciudadanos para justificar el adelanto electoral en Madrid. El último fue el vicesecretario territorial del PP, Antonio González Terol, que este martes dijo en el Canal 24horas de TVE: “Hoy sabemos por dos diputados de Ciudadanos que se les obligó a firmar una moción junto al PSOE en contra de Díaz Ayuso”. Hoy también están en el PP.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page