éTres horas y cuarto ha durado la atípica gala de los Oscar 2021, una ceremonia algo más larga de lo normal, con algún problema de ritmo y pocos momentos destacables fuera de algunos agradecimientos interesantes. Estos son algunos de los mejores instantes de la ceremonia.

Una entrada cámara al hombro

Más información

“Bienvenidos a la 93ª gala de los Oscar. Ha sido un año difícil y lo sigue siendo”. Así ha comenzado Regina King la noche, con un plano en el que se la veía entrando en la Union Station, la estación de tren de Los Ángeles antes de anunciar los dos primeros premios de la noche, los de guion original y adaptado. En su discurso inicial ha recordado los disturbios contra ciudadanos afroamericanos. El comienzo ha marcado el tono de la gala y ha mostrado el espacio en el que se celebraba, un lugar muy amplio con techos muy altos, apropiado para la ocasión. Jesse Collins, Stacey Sher y Steven Soderbergh fueron los productores de la gala. “Pensad en esto como un plató de película,” dijo King tras una apertura con títulos de crédito incluidos.

Thomas Vinterberg da el discurso más emocionante

El cineasta Thomas Vinterberg ha recogido el Oscar a la mejor película internacional por Otra ronda. En una ceremonia en la que han abundado los agradecimientos con toque emotivo y más largos de lo normal, su discurso ha sido posiblemente el más especial al recordar a su hija, fallecida a los 19 años en un accidente de coche cuando faltaban cuatro días para empezar el rodaje de la película. De hecho, en el filme aparecen compañeros suyos y parte de la trama se grabó en su instituto. “Considéralo un monumento a mi hija”, dijo Vinterberg en una entrevista con EL PAÍS. “Queríamos hacer una película que celebrase la vida”, ha dicho en el agradecimiento, que tuvo que interrumpir en un momento por las lágrimas. “Aida, lo que acaba de pasar es un milagro y tú eres parte de él. Igual has estado manejando los hilos desde algún lado, no sé. Pero esto es para ti”, ha terminado.

La bondad y Chloé Zhao

La segunda mujer ganadora del Oscar a la mejor dirección en la historia de los premios ha dado otro de los discursos más destacados de la noche. Ha recordado cómo su padre le enseñaba poesía china cuando era pequeña y que le ha servido como inspiración y guía en su vida. “Hay uno que recuerdo con mucho cariño, llamado Los tres personajes clásicos. La primera frase dice: ‘La gente al nacer es inherentemente buena’, y esas palabras tuvieron un gran impacto en mí cuando era una niña. Todavía creo profundamente en ellas”, ha dicho. “Incluso aunque algunas veces pueda parecer que lo contrario es verdad, siempre he encontrado la bondad en la gente con la que me he encontrado en el mundo. Esto es para quienes hayan tenido la fe y el valor de aferrarse a la bondad que llevan dentro y a la bondad de los demás, no importa lo difícil que sea”.

Youn Yuh-jung levanta el espectáculo

Tuvo que llegar la actriz surcoreana de 73 años para romper con el tono solemne y emotivo de la noche con su divertido discurso de agradecimiento al recoger el premio a la mejor actriz de reparto. Brad Pitt le daba el premio: “Ay, señor Brad Pitt, por fin te conozco. ¿Dónde estabas cuando estábamos rodando?”, le disparó, sin complejos, al que fuera uno de los productores de la película Amenazante, por la que ganó. También tuvo unas palabras para Glenn Close, una de sus compañeras de categoría y que con esta ocasión ha perdido ocho veces en los Oscar: “¡He tenido más suerte que tú!”.

Harrison Ford y las notas que recibió Cazarecompensas

“Con cada visionado, la película empeora”. “Comienzo demasiado entrecortado”. “Voz en apagado demasiado seca y monótona”. “Esa voz es terrible, la audiencia se dormirá”. La presentación de premio más original ha sido la que ha corrido a cargo de Harrison Ford en la categoría de mejor montaje, que ha leído algunos de los comentarios que hicieron los espectadores en uno de los primeros visionados de una película en la que apareció él y cuyo título no dijo hasta el final, Cazarecompensas. Este tuit recupera aquella hoja de comentarios.

Trivial musical y el perreo de Glenn Close

A falta de 20 minutos para terminar la gala, llegó un momento que amenazaba con entrar en la lista de los más lamentables de la noche, pero que se convirtió en el viral de los Oscar. Todo empezó con una propuesta de trivial musical con la audiencia presente en Los Ángeles. Los nominados tenían que acertar si la canción que iba a sonar había ganado el Oscar, había estado nominada o ninguna de las dos. Andra Day tuvo que lidiar con Lluvia púrpura, de Prince (la canción no estuvo nominada, pero la banda sonora ganó), mientras que Daniel Kaluuya se enfrentó a Donna Summer (Último baile, que se llevó el Oscar). Pero el momentazo de la noche todavía estaba esperando y llegó con el turno de Glenn Close. En cuanto sonó la música sorprendió a los asistentes contando la historia de la canción que sonaba, Da Butt. Poco después, ni corta ni perezosa, se arrancó a perrear. Habrá perdido el Oscar una vez más, pero lo ha dado todo con ese baile y las redes se lo han agradecido.

Los dos discursos de Frances McDormand

La intérprete ha subido al escenario dos veces a recoger sendos Oscar, uno como productora de Nomadland y otro como actriz protagonista. Y en los dos discursos ha sorprendido. Cuando subió a recoger el premio a la mejor película, y tras pedir a los espectadores ir a ver su película al cine, terminó su breve intervención con un aullido con el que dedicaba el premio a “la manada”. Pocos minutos después, su agradecimiento por la estatuilla a la mejor actriz protagonista fue el más breve de una noche en la que nada ni nadie cortaba los discursos de los premiados y, por tanto, algunos se alargaron más de lo previsto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page