Política

Podemos calentarnos en el Ártico, si se permite – INFOTOTAL

Daniel Danielsson es alcalde del municipio de Åre; Britta Flinkfeldt es representante del municipio de Arjeplog; Nils-Olov Lindfors es el consejero regional de Norrbotten; Jonny Lundin es miembro del Consejo del Condado de Västernorrland y del Europaforum del Norte de Suecia.

Todos somos representantes de cientos de miles de hogares en comunidades del norte de Suecia, la región ártica de la Unión Europea, la región más fría con inviernos largos, duros y oscuros.

En nuestras comunidades, calentamos nuestros hogares, nuestros hospitales, nuestros hogares de ancianos y nuestros jardines de infancia con recursos renovables del bosque, a saber, astillas de madera hechas de biomasa cortada de las ramas y copas de los árboles después de la tala, así como de árboles más pequeños dañados. troncos y material del bosque, que no pueden ser utilizados para tablas.

Eso significa que no estamos preocupados por la escasez de petróleo y gas ruso. llevarse bien el frío del invierno solo.

En cambio, nos preocupan las negociaciones que se están llevando a cabo actualmente en el Parlamento Europeo.

El 13 de septiembre, los parlamentarios votarán sobre la directiva de energías renovables RED III, votarán si la biomasa directamente del bosque todavía puede llamarse sostenible, decidirán nuestro destino invernal.

Y si votan a favor de no usar más la biomasa directamente del bosque, es decir, la llamada biomasa primaria, para la energía térmica, tendremos grandes problemas aquí en el norte.

¿De dónde obtenemos calor entonces, cómo sobrevivimos nuestros inviernos, cómo se las arreglan cientos de miles de hogares para sobrevivir en el frío?

La base de todas las operaciones forestales suecas es la producción de productos duraderos a partir de la madera, es decir, troncos grandes, finos y rectos que se pueden usar para construir casas, pisos, balcones, porches, etc. Productos como ramas y copas de árboles, así como árboles más pequeños, que luego deben ser eliminados con el tiempo para dar más aire y luz a los árboles finos y rectos.

Esta biomasa, estos subproductos, se pueden utilizar para generar el calor y la electricidad que tanto se necesitan.

Por supuesto, también se puede dejar en el suelo del bosque, pero luego cubrirá el suelo evitando que otra vegetación que necesita prosperar contribuya a una biodiversidad más rica en el sitio y, si se deja, la biomasa se degradará con el tiempo y liberará dióxido de carbono.

La base de todas las operaciones forestales suecas es la producción de productos duraderos a partir de la madera | Jonathan Nackstrand/AFP vía Getty Images

La biomasa también libera dióxido de carbono cuando se quema para generar calor y electricidad. En cualquier caso, es el mismo dióxido de carbono que sale de esta biomasa. Por lo tanto, es eficiente y sostenible utilizar esta biomasa energéticamente en su camino a través de los sistemas de calefacción de nuestra tierra.

Ha habido preocupaciones sobre la biodiversidad forestal relacionada con este proceso. Sin embargo, es importante tener en cuenta que estas preocupaciones no se aplican a los residuos secos de la tala, como ramas, copas de árboles y árboles muy pequeños. Los insectos y escarabajos necesitan troncos más grandes para asentarse. Pueden absorber líquido y pudrirse lentamente, y la silvicultura se ha adaptado a esto durante mucho tiempo, dejando tocones altos cuando se cortan, que luego se pudren lentamente y se convierten en un hábitat para insectos y hongos.

También existía la preocupación de que el suelo del bosque pierde nutrientes cuando se quitan las ramas y las copas, pero los nutrientes no están en las ramas sino en las agujas, que se secan y se caen antes de que la biomasa abandone el bosque.

Entonces, cuando votemos sobre RED III, les pedimos a los miembros del parlamento que lo hagan. piensa en nosotros en la región ártica de la UE y le pedimos que elimine por completo la separación artificial entre biomasa primaria y secundaria.

Según este departamento, solo la biomasa secundaria de las corrientes secundarias de la industria, como el aserrín y la corteza, puede usarse para energía térmica y designarse como sostenible.

Para nosotros, esto podría tener efectos adversos que nadie se atreva a invertir en plantas de generación de energía a partir de astillas de madera y subproductos forestales ya que están etiquetados como insostenibles y aumentaría la escasez general de energía y la dependencia de combustibles fósiles que tenemos actualmente. vivir en experiencia la UE.

Creemos que los subproductos de nuestra silvicultura son tan sostenibles como los bosques de los que provienen: aquí en el Ártico, vivimos con la naturaleza y la naturaleza nos calienta, no se trata de petróleo y gas.

Queremos leyes que funcionen para nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba

You cannot copy content of this page