España

Por qué deberías visitar Motril en la Costa Tropical de España y descubrir su fascinante historia como la capital azucarera de Europa

MOTRIL es el lugar que no sabías que tenías que visitar hasta que te fuiste. No ganará el premio al Pueblo Más Bonito ni a la Mejor Playa (pese a estar anidado entre muchos), pero te abrirá toda una historia de España que no conocías.

Por ejemplo, ¿por qué la ciudad está a 3 km del mar, por qué tiene uno de los mejores rones del mundo y por qué produce frutas y verduras que en algunos lugares de España ni siquiera es posible cultivar? La mayor parte es caña de azúcar, y la historia comienza en el siglo XIII, como aprendí en mi viaje al museo preindustrial de la caña de azúcar de Motril. Viajes Omio.

La primera mención a la caña de azúcar se remonta al siglo X, pero no fue hasta finales del siglo XIII cuando Motril pasó a ser conocida como la auténtica ‘capital del azúcar’.

Tras la toma de Tarifa en 1295 y Gibraltar en 1310 por parte de los cristianos y el tratado entre la República de Génova y el Reino Nazarí de Granada, la navegación por el mar Mediterráneo se hizo más fácil, lo que llevó al desarrollo de una ruta comercial entre Génova y Flandes.

Esto significaba que el azúcar podía cargarse en los puertos de Almuñecar y Málaga y venderse en los principales mercados del mundo occidental: el azúcar se convirtió rápidamente en oro líquido.

En el siglo XVI, la producción estaba en auge con 11 fábricas de caña de azúcar en la ciudad que empleaban hasta 300 trabajadores cada una.

Durante este tiempo, la caña de azúcar creció como un reguero de pólvora, y gran parte de ella ocupó la tierra entre la costa y la ciudad.

Portada Playa Azucenas

Gracias a la salinidad del suelo sumado al microclima de Motril, que aún hoy en día se aprovecha para su cultivo, creció bien en las llanuras costeras y por eso a esta costa de España también se le llama Costa Tropical.

Pronto surgieron fábricas de caña de azúcar por toda la ciudad, alimentadas con madera que alimentaba un enorme molino conectado a dos rodillos que luego trituraban la caña de azúcar.

Dos trabajadores, conocidos como el ‘alimentador’ y el ‘retornador’, se paraban a ambos lados de los carretes y pasaban la caña entre ellos; era una tarea para los más valientes, con muchos dedos y manos perdidos debido a la naturaleza violenta de los carretes. .

Los ingenios azucareros producían anualmente unos 45.000 bloques cónicos de azúcar.

Con tantas fábricas operando en la ciudad, el cabildo se vio obligado a desempeñar un papel de mediador y mantener la armonía entre terratenientes, trabajadores, comerciantes y administradores de casas de azúcar.

Se establecieron límites sobre la cantidad de madera que se podía talar y dónde se podía talar, y se estandarizó la forma cónica en la que se cristalizaba el azúcar y luego se vendía; esto también afectó la cantidad de impuestos pagados en cada uno.

El azúcar valía mucho dinero y los dueños de las fábricas se volvieron codiciosos, tanto que agotaron casi hasta el último trozo de madera de la zona y no pasó mucho tiempo antes de que la deforestación se convirtiera en un problema grave.

Ruta Vega de Motril

Cada temporada, un ingenio azucarero usaba alrededor de 3.000 camiones cargados de madera y destruía 20 millones de metros cuadrados de bosque, lo que provocó la crisis de la caña de azúcar.

En 1673 solo quedaban tres casas de caña de azúcar en Motril debido a la escasez de madera, ya finales del siglo XVII ya no había producción de azúcar.

Eso fue hasta mediados del siglo XIX cuando se introdujo la maquinaria a vapor y Motril recuperó su posición como capital azucarera.

Los nuevos ingenios azucareros se distinguían de los antiguos por el término «Ingenio».

Uno de los más notables de la zona ha sido nombrado El Ingenio de la Palmalleva el nombre del ex gerente Lucas de Palma (1582-1583).

En los próximos 200 años El Ingenio de la Palmaconvirtió su producción en un arte, contratando solo a los trabajadores más calificados y maestros pasteleros: no tenían control de temperatura, era trabajo del pastelero quitar el azúcar del fuego en el momento justo antes de dejar que se enfriara y cristalizara.

El último ingenio azucarero de Motril cerró hace 16 años, pero todavía se pueden ver algunas de las altas chimeneas que se elevan sobre la ciudad.

Un legado que dejó es el ron, hecho a base de melaza (el jarabe espeso que se hace cuando se derrite el azúcar) y aunque ya no hay ingenios azucareros, la famosa destilería Ron Montero está abierta al público para visitas y degustaciones.

Ron Montero

Que Destilería Ron Montero es uno de los edificios más antiguos de Motril y fue fundado en 1963 por Francisco Montero (o el tío Paco) pero ahora está dirigido por María Elena Targa y su marido (sobrino del gran fundador) y su hija.

Antes de que llegara María, la destilería no estaba abierta al público, pero su familia decidió que la increíble historia del ron era demasiado buena para no compartirla con el mundo y la abrió al público a fines de la década de 2000. Es la única destilería de ron abierta de Europa.

Originaria de Nicaragua, María es una narradora natural y durante todo el recorrido compartió conmigo los secretos del ron, cómo se hace, qué le da al ron su color y sabor y qué hace que Ron Montero sea tan único.

Envejecen el ron en una mezcla de barricas de roble, algunas de más de 60 años, y luego lo mezclan, tomando un poco de varias barricas.

Dependiendo de la edad del barril, afecta qué tan dorado se vuelve el ron: cuanto más nuevo, más profundo es el color.

Ron Montero produce cuatro rones: Plata (un ron blanco), Pálido (un ron ámbar), Reserva (un ron ámbar añejo), Francisco Montero (un ron para ocasiones especiales creado para celebrar el 50 aniversario de la bodega y añejado en barricas del mismo edad) y Café Montero, un delicioso licor con sabor a café, servido helado.

Cada recorrido termina con una degustación: personalmente me encantó el Reserva, ¡aunque el Café Montero se deslizó con demasiada facilidad!

Visitar a Ron Montero fue diferente a cualquier visita a una destilería que haya hecho.

Con María Elena, se siente un poco personal; su pasión y amor por el ron, la caña de azúcar y España era contagioso y sentí que me llevaba una pequeña parte de su pasión.

De la caña de azúcar al pan de azúcar

La caña de azúcar tarda unos cinco años en alcanzar su altura máxima, que puede alcanzar una altura de 10 m. Se cosecha a principios de cada año y se corta cerca del suelo donde está la parte más concentrada del azúcar.

Del siglo XV al XVIII todo se hacía a mano.

Los trabajadores deshojaban la caña de azúcar cosechada y luego la pasaban entre enormes rodillos accionados por un molino.

En el siglo XV este molino era movido por animales, en el siglo XVI por fuego y finalmente a partir del siglo XVIII por vapor.

Una vez que se exprimió la última gota de caña, los jugos se hirvieron para purificarlos, lo que resultó en un líquido espeso, concentrado y dorado profundo conocido como melaza.

Mientras hervía el azúcar, los trabajadores se paraban encima y quitaban la escoria que se formaba en la parte superior; luego se la daban de comer a los animales que trabajaban en las fábricas.

Se añadía al azúcar una mezcla de sangre animal, cáscaras de huevo y cenizas durante la cocción para sacar las impurezas a la superficie.

Una vez que los trabajadores estaban satisfechos de que se habían eliminado todas las impurezas, se transfirió a una olla de masa cocida, donde se hirvió nuevamente hasta que comenzaron a formarse cristales de azúcar.

La tarea del maestro azucarero era detener el proceso de ebullición en el momento justo.

Los cristales aún tenían que ser tan suaves que pudieran moldearse en un pan de azúcar sin desmoronarse.

Los moldes eran macetas de terracota llamadas moldes -similares a una maceta- con un agujero en el fondo.

Se colocó un trozo de papel marrón en el fondo de la olla antes de agregar el azúcar.

Luego se dejó el pan de azúcar durante tres o cuatro días antes de quitar el papel.

Una vez retirado, el molde se colocaba sobre una olla durante un máximo de seis meses, con líquido (melaza) goteando a través del orificio; luego se volvía a hervir y se repetía el proceso.

Para darle al azúcar su color blanco (cuanto más blanca era, mejor se vendía), se vertía sobre ella una mezcla de tiza y agua, a veces tres veces, lo que también ayudaba a desalojar la melaza sobrante.

Nunca llegó a pasar, por lo que el cono siempre tenía un poco de azúcar moreno teñido en el fondo.

Una vez terminados, los panes de azúcar se vendían en todo el mundo.

Dónde dormir

No hay muchos hoteles en Motril, pero uno de los más populares es Hotel ElbaDirectamente en el mar.

Las habitaciones son espaciosas, aireadas y cada una tiene un balcón. También hay una piscina al aire libre, un pequeño gimnasio y un bar de cócteles.

Sin embargo, lo mejor de este hotel es que está justo enfrente de uno de los mejores (si no la mejores) restaurantes en Motril, La Ballena.

La Ballena, de gestión familiar (la esposa en la cocina, el esposo al frente), sirve principalmente mariscos, frescos de la pesca del día y cocinados a la perfección.

También sacan pequeños extras como gambas rojas a la plancha, que son una delicia.Asegúrate de hacer reservas, se llena mucho.

Si quieres algo más privado, échale un vistazo. Casa De Los Bates.

Ubicado en las colinas entre el mar y la ciudad, esta mansión de 5 dormitorios es un lugar encantador para pasar una noche o dos.

Propiedad de Ignacio y sus hermanos, la casa conserva el carácter de una casa del siglo XIX, desde los detalles de las chimeneas abiertas hasta la escalera de caracol y las decoraciones. El palacio de estilo italiano está rodeado de hermosos y amplios jardines con abundantes jardines. rodean flores y árboles tropicales como aguacate, mango, caqui, guayaba y plátano.

Es más un B&B que un hotel, pero si lo solicitas con antelación, el chef te preparará una cena especial para disfrutar al aire libre en la terraza.

Conseguir Viajes Omio y planifica tu próxima aventura.

LEA TAMBIÉN:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba

You cannot copy content of this page