De puertas para afuera sólo se habla de LaLiga y de apurar las opciones hasta el último minuto. “Ganar al Villarreal y esperar”, vino a decir Zinedine Zidane tras vencer al Athletic, en un mensaje muy similar al que envía al vestuario. Sin embargo, el ambiente que rodea estos días al equipo es el de un ciclo que se acaba. De renovación o revolución se viene hablando desde que Zidane abandonara el Madrid por primera vez en 2018, pero esta vez parece que la remodelación de la plantilla va más en serio y que algunos de los jugadores más importantes de la última década podrían estar ante sus últimos días como madridistas. Son los casos de Ramos, Varane, Isco, Marcelo y Lucas Vázquez, al margen del técnico, un Zinedine Zidane que también parece decidido a echarse un lado.

El caso Ramos, en el momento decisivo

La reacción de Florentino con los fichajes y renovaciones: “Cristiano no volverá. ¿Ramos? Me voy

La marcha más sonada puede ser la de Sergio Ramos.El capitán sigue sin renovar cuando falta poco más de un mes para que se acabe su contrato, por lo que podría estar ante su última semana en Valdebebas después de 16 años vistiendo de blanco. Su caso es el más delicado que tiene que afrontar Florentino Pérez, que primero se pondrá manos a la obra con elbanquillo y luego terminará la operación Ramos para bien o para mal.

Sergio insiste en que se quiere quedar en el Madrid, pero la negociación está más que atascada desde hace muchos meses. Una de las partes debe ceder y en el Madrid tienen claro que si Ramos quiere seguir, el capitán deberá aceptar las condiciones que tiene encima de la mesa.

La otra incógnita es cómo vivirá Ramos la que puede ser su última semana. El sevillano sigue lesionado y su presencia en el equipo de cara a la última jornada está más que complicada. No está descartado que se entrena sobre el césped el miércoles, pero parece difícil que vaya a ser titular ante el Villarreal. Jugándose LaLiga, resultaría extraño que Zidane prescindiera de la pareja Nacho-Militao que también ha funcionado en el último mes y medio.

Varane, rumbo a una venta

No llegó en 2005 como Ramos, pero también es otro de los jugadores más importantes de la historia reciente del Real Madrid. Varane aterrizó en 2011 y su currículum está repleto de títulos. Con 28 años, ahora mismo estaba llamado a ser el futuro capitán del Madrid, pero no ve claro su futuro de blanco y se niega por ahora a ampliar su contrato más allá de 2022. Eso invita al Real Madrid a replantearse su situación y a ponerlo en el mercado para hacer caja por un jugador por el que se podría sacar entre 60 y 70 millones de euros.

En el Madrid entienden que Varane tiene una propuesta superior a la del Madrid en el extranjero y por eso no descartan venderlo este verano, aunque no estaba en los planes. Varane, por su parte, ve cómo Alaba va a venir al Madrid cobrando 12 millones de euros, sintiéndose poco valorado económicamente después de haber ganado cuatro Champions.

Lucas Vázquez, el otro caso Ramos

Lucas es otro de los jugadores que puede marcharse del Madrid este verano… y sin despedirse sobre el terreno de juego. El canterano acaba contrato y por ahora no hay acuerdo con la renovación de contrato. Lucas ha firmado una temporada sobresaliente jugando de lateral derecho y eso ha hecho que el Madrid esté intentando retenerlo. El futbolista se lo está pensando, pero el tiempo pasa y sigue sin haber acuerdo.

Lucas, criado en la Fábrica, retornó al Madrid en 2015 por un millón de euros y se ha convertido en uno de los jugadores más rentables de la historia del Madrid. Siempre rindiendo a un nivel muy alto y en cualquier posición, en el club blanco saben que jugadores como Lucas son un chollo para los entrenadores. Eso sí, Lucas espera un mayor reconocimiento económico. El Madrid sí parece que está dispuesto a hacer un esfuerzo, aunque no sabe si sera suficiente para el gallego. Por ahora incertidumbre, pero negociación abierta.

Isco y Marcelo: les buscan salida tras un ciclo acabado

Son dos los jugadores más representativos de las cuatro Champions ganadas entre 2014 y 2018. No fueron los que se llevaron todos los focos, pero su participación fue vital en todas y cada una de las finales. En Lisboa fueron suplentes y el Madrid mejoró sus prestaciones cuando saltaron al campo en la segunda mitad. Eran dos jugadores en plenitud capaces de revolucionar el juego. El brasileño, incluso, marcaría gol, el tercero de la noche. También fueron claves en Milán, Cardiff y Kiev.

En Ucrania, sin embargo, su luz se empezó a pagar y los dos suman tres temporadas de más a menos, hasta el punto de que son suplentes. Ni Zidane, su gran valedor en la primera etapa, no ha sido capaz de recuperarlos para la causa y hoy en el club coinciden en que deben salir este verano como sea. El problema está en su salario, puesto que aún les resta un año más de contrato.

Zidane, ¿tercera despedida?

Es un secreto a voces que Zidane no se sentará en el banquillo del Madrid la próxima temporada. El francés se despediría de Valdebebas por tercera vez en su carrera. En 2006 lo hizo como futbolista, en 2018 como técnico y ahora lo haría otra vez dejando el banquillo. Sería, además, la tercera vez que diría adiós al Madrid de motu propio y perdonando años de contrato firmando. Sin duda, un deportista singular que siempre ha profesado un amor incondicional al Madrid, a donde llego hace 20 años. Las puertas de Valdebebas, eso sí, siempre estarán abiertas para él.

Así que el Madrid se prepara para la posible salida de seis de sus ídolos más recientes, salidas que en todos los casos serían tristes y frías, sobre todo si no se gana LaLiga. Sin público, sin certeza alguna antes de disputar el que puede ser su último partido…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page