Último

Seis rebeldes asesinados por militares de Myanmar, dice fuerza antigolpista | Noticias de Myanmar

Seis rebeldes de la oposición han sido asesinados por el ejército después de días de enfrentamientos en Myanmar, dijo el domingo una fuerza de defensa antigolpista compuesta por civiles, mientras el Reino Unido y Estados Unidos condenaron la violencia del ejército contra civiles.

Desde que los militares tomaron el poder en un golpe de estado el 1 de febrero, en el que detuvieron y depusieron a la líder civil Aung San Suu Kyi, un levantamiento nacional se ha negado a dar marcha atrás en sus demandas de retorno a la democracia.

Diariamente se informa de bombardeos y se han formado milicias locales para hacer frente al ejército, mientras que las protestas antimilitares se han mantenido en todo el país del sudeste asiático y las huelgas de los opositores al golpe han paralizado la economía.

En el estado occidental de Chin, la ciudad de Mindat se ha convertido en un foco de disturbios, donde algunos residentes han formado la Fuerza de Defensa de Chinland (CDF).

“Seis miembros de nuestra CDF que intentaron proteger la seguridad de la gente en Mindat atacaron [the military] y sacrificaron sus vidas por la revolución nacional ”, dijo un comunicado de la FCD el domingo.

Un portavoz también le dijo a la agencia de noticias AFP que más de 10 miembros han resultado heridos esta semana, mientras que cinco residentes de Mindat fueron arrestados por los militares.

Con los datos móviles bloqueados en todo el país, los detalles sobre los combates han tardado en salir y la verificación en el terreno se hace más difícil debido a que los lugareños temen las represalias.

El portavoz, que no quiso ser identificado, dijo que los combatientes de las FDC prendieron fuego a varios camiones del ejército, los destruyeron y tendieron una emboscada a las tropas de refuerzo, mientras que los militares atacaron la ciudad con artillería.

Para el domingo, las FCD se habían retirado a la jungla, dijo.

“No nos quedaremos más en la ciudad… pero volveremos a atacar pronto”, dijo. “Solo tenemos armas caseras. Esto no fue suficiente «.

Agregó que los residentes que permanecen en Mindat, que ha estado bajo la ley marcial desde el jueves, tenían miedo de abandonar sus hogares por temor a ser atacados por los militares.

La violencia ‘no se puede justificar’

Las embajadas de Estados Unidos y el Reino Unido en Myanmar dieron la alarma el sábado sobre los disturbios en Mindat, pidiendo a las fuerzas de seguridad que cesen la violencia.

«El uso de armas de guerra por parte de los militares contra civiles, incluida esta semana en Mindat, es una demostración más de las profundidades a las que se hundirá el régimen para aferrarse al poder», dijo la embajada de Estados Unidos en un tuit el sábado.

“Los ataques contra civiles son ilegales y no pueden justificarse”, dijo la embajada británica, refiriéndose a los informes de violencia de Mindat.

“Las pruebas de las atrocidades deben enviarse al [United Nations Independent Investigative Mechanism for Myanmar] para que los perpetradores puedan rendir cuentas ”, tuiteó la embajada, refiriéndose a un comité que recopila pruebas de crímenes internacionales.

‘Mantener la fe’

Al menos 796 personas han muerto a manos de las fuerzas de seguridad desde el golpe del 1 de febrero, según un grupo de vigilancia local, mientras que casi 4.000 personas están tras las rejas.

A pesar de la amenaza de violencia y arresto, los manifestantes en todo Myanmar continúan saliendo a las calles todos los días por la democracia, y algunos también vitorean a las fuerzas de defensa de Mindat por su resistencia.

Los medios locales mostraron imágenes de residentes en el centro de la ciudad de Monywa realizando una huelga nocturna el sábado, deletreando las palabras “Aguanta, Mindat” con velas.

El domingo, los manifestantes en el norte de Hpakant marcharon por el distrito productor de jade con carteles que decían “¡Mantente fuerte, Mindat! ¡Nosotros, Hpakant, siempre estamos detrás de ti! «

El Papa Francisco celebró el domingo un servicio especial para Myanmar dentro de la Basílica de San Pedro del Vaticano, en el que pidió el fin del derramamiento de sangre y apeló a los fieles a no perder la esperanza.

“En estos días en que su amado país de Myanmar está experimentando violencia, conflicto y represión, preguntémonos: ¿qué estamos llamados a mantener? En primer lugar, para mantener la fe ”, dijo el pontífice de 84 años.

Francisco ha hablado sobre la crisis de Myanmar en múltiples ocasiones desde el golpe, instando al gobierno militar a respetar una “coexistencia democrática” con el pueblo y pidiendo la liberación de los líderes políticos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page