mil Sevilla ya ha hecho mejor temporada que el pasado ao en Liga. Su empate frente al Real Madrid déjalo agregar 71 puntos a falta de tres jornadas, uno ms que el primer curso de Julen Lopetegui al frente del equipo andaluz. Un punto lleno de amargura por cmo fue el empate, ya que los sevillistas volvieron a acariciar la victoria en uno de esos escenarios donde suele perder y no pudo llevarse tres puntos que lo hubieran dejado en la pelea, al menos, por la segunda y tercera plaza. Ya todo se ve muy lejos. La pelea por LaLiga, igualmente, puede hacer que alguno de los implicados caiga en el desnimo si no es capaz de ganar en la jornada intersemanal. Por eso, los deberes nervionenses sern los de apretar los dientes hasta ltima hora. Levantarse de otro varapalo. De todos los que lleva en el curso. Que no es poco.

Es Sevilla, destinado a quedar cuarto por presupuesto y plantilla, ha cumplido con creces con lo que se le peda, ya que lleva prcticamente un mes con la plaza Campeones virtualmente garantizada, hasta que las matemticas ya la dejaron cerrada. Ni siquiera se celebr este segundo xito porque el botn final poda ser mucho mayor. Y ah, la verdadera presin que soportan los clubes que aspiran a todo, termin derribando a un gran Sevilla, desnaturalizado por momentos en contextos de mxima presin. Por eso mismo, cuando en la Liga Europea se tuvo que medir a rivales superiores sobre el papel como United e Inter fue a pecho descubierto. Sin complejos. En Espaa an le cuesta soltarse ese complejo de querer matar a sus adversarios. Conoce las virtudes de los otros, ocultando por momentos las propias para amarrar resultados, que a la postre se comprueba que en el mximo nivel cualquier despiste te penaliza.

Pasados los malos tragos de la temporada, el objetivo sevillista es superarse a s mismo. Todo un reto. La mejor puntuacin histrica (76) en Primera y el mayor nmero de victorias en un curso (23) en el torneo domstico estn a dos victorias en tres jornadas. No hay otras cuentas. Y aunque el reto sea individual, sin nada realmente de peso que ganar de cara al exterior, es un acicate que est exprimiendo el propio Lopetegui para que esta temporada sea tan histrica como se pretenda, aunque con momentos demasiado duros y difciles de digerir. El entrenador, sin embargo, ha visto el vaso medio lleno. Le parece una autntica locura el haber peleado con los tres colosos del ftbol nacional, que habitualmente no invitan a su fiesta de la pelea por el ttulo a nadie ms.

Es el camino que pretende seguir el club andaluz en futuros aos, con la dificultad aadida de que ya no es una sorpresa y que tendrn a cuatro o cinco equipos por detrs tratando de desbancarle de su trono como el mejor de los mortales. Contra todo eso deber pelear el Sevilla. Y tambin ante su autoexigencia. Lopetegui ha colocado el listn en la estratosfera. Le van a pedir mnimo que lo iguale. Es la zanahoria que se llevan colocando en Nervin 15 a por delante (ayer se cumplieron tres lustros de la primera UEFA y Eindhoven). Y al Sevilla no le ha ido del todo mal. Le queda un paso para meterse de verdad en la pelea con los grandes. No es otro que creerse que es posible. El ms difcil de todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page