Deporte

Sevilla FC: La sonrisa pcara del Sevilla

Todava me da la sensacin de que Julen Lopetegui le va a quitar el baln de las manos a De Burgos Bengoetxea y decir: ‘Aqu no se juega ms’; ‘apagad las luces, que nos vamos’; y poner de paso Pjaros de barro, seal incuestionable de que ya chapamos. Cuando el entrenador del Sevilla apretaba los puos por cerrar el objetivo de meterse por segundo ao consecutivo en la Campeones, el colegiado asuma un error propio y obligaba a todo el mundo a volver a vestirse. Menos mal que no pas nada en ese minuto, para evitar reclamaciones posteriores y no ser el pardillo con el que se experimentan decisiones absurdas (no sera la primera vez por Nervin). Aunque ciertamente al Sevilla slo le haca falta un punto. Seguro que ni eso. La Champions lleva cerrada varias semanas. Sin embargo, el entrenador quera la victoria con todas sus fuerzas. Por qu? Porque no existe un solo sevillista que no piense en el ttulo de Liga. Y el que ms lo hace, porque para eso va camino de ser el tcnico del mejor Sevilla de la historia, es Julen. No lo dice pblicamente. Y privadamente incluso prefiere mantener ese discurso modesto. Me da que es ms supersticioso que Caparrs. No quiere presumir ni decir con qu suea porque el ms mnimo resbaln imposibilitara cualquier tipo de opcin al ttulo. Pero cuando das lo mejor que tienes, llmese entrenador, plantilla, cuerpo mdico o secretara tcnica, nadie te puede reprochar que lo intentes. Ni que lo digas. Y mucho menos que suees despierto con la posibilidad de provocar la mayor gesta de la historia reciente de este deporte en Espaa. Julen, en su corazn, late por este ttulo de Liga.

Y no quiero detenerme simplemente en qu piensa o siente el entrenador del Sevilla y s en la jodida barbaridad que ha hecho en dos aos de trabajo. Si miramos los nmeros, hay que ponerse un babero para no manchar el teclado. 70 partidos dirigidos al Sevilla en Liga. 140 puntos. S, s, 140. As, como si nada. Con la gorra. Sobrado. Porque la distancia que le ha cogido el Sevilla a los que supuestamente le iban a competir en la cuarta plaza no es que sea sideral, como dijo un expresidente, sino planetaria. El gran mrito del entrenador ha sido convencer a un grupo de grandes jugadores que se pueden meter en el grupo de cabeza, evitando caer cortado por los mltiples abanicos que una gran carrera de 38 jornadas van apareciendo por el camino. Pinchazos, cadas, salidas de cadena, pjaras… Porque claro que el Sevilla tiene una plantilla de primer nivel (en desuso el termino plantilln). Pero a ver quin es el guapo que pensaba que podan muchos de ellos alcanzar este rendimiento. Algunos juegan siempre. Otros, son escogidos para momentos puntuales. Todos cumplen y arriman el hombro. Han entendido su rol. Y hasta disfrutan con l. Todo coordinado por esa cabeza pensante nacida en Asteasu. De nada vale ya rememorarse a su agitada llegada. Aunque habr momentos donde lo piense y suelte una sonrisita de cierta maldad. Lleg a ser el apestado de los banquillos de Espaa tras sus experiencias con Espaa y el Madrid. Y ahora se ha convertido en el mejor entrenador del pas. No hay duda.

LaLiga se ha apretado tras la derrota del Atltico en Bilbao, precisamente el prximo rival del Sevilla en el Snchez-Pizjun. El mircoles ya estar Lopetegui en la Ciudad deportiva diciendo a los suyos: ‘Veis, veis!’ Sin confianza con lo que queda, que es muy poco, y con la emocin de saberse protagonista en un duelo al sol entre los tres grandes del ftbol espaol y el que por mritos propios es desde hace aos el cuarto. Los clubes de la Superliga y el Sper Sevilla. Los que celebran los ttulos bajo el aluvin de fotografas de esos espectadores que pagan la fortuna que les pide el jefe del Mostrar negocio, como si aplaudiese a unos actores con un guion marcado, contra aquellos que slo lloran y se abrazan. Porque uno cree en la justicia potica del mundo que pisa. Y este ao se ha puesto la pelcula para que Amazon prefiera no rechazarla. Qu narices importar el discurso de Lopetegui. Esa parte se la ahorrarn en la produccin. Lo nico que importa es que la magia de un final de Liga histrico ha salpicado al Sevilla. El sueo parece ms real que nunca. Mejor no despertarse, o ni acostarse cuando se levante el toque de queda, para seguir pensando que las mejores historias se escriben con la tinta de la esperanza, del por qu yo no, del Sevilla una vez ms… La sonrisa pcara del Sevilla en la recta final de Liga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
You cannot copy content of this page