mil Sevilla no olvidar fcilmente esta temporada. En el segundo ao del binomio Lopetegui-Monchi, tras el xito de la primera temporada con la clasificacin para la Campeones y el ttulo en la Liga Europea, las expectativas eran an ms altas, comenzando por la disputa de una final europea, con el objetivo de repetir clasificacin para la Campeones y buscar el mayor xito posible en los dos torneos por eliminatorias. El club andaluz ha ido a por todo, sin dejarse nada en el tintero. A pecho descubierto. Sin importarle o restndole importancia a los condicionantes de una temporada que tuvo que arrancar sin descanso y casi sin preparacin Aun as, ha peleado. Y ha sufrido en sus propias carnes el dolor que otras veces ha causado, con eliminaciones o derrotas ajustadas, rompiendo sueos en mil pedazos.

La primera pualada del curso fue en Budapest, con la final de la Supercopa de Europa. Nadie pensaba que un Sevilla sin apenas pretemporada pudiera hacerle sombra al gran Bayern. Llev el partido hasta la prrroga y En-Nesyri tuvo en sus botas, antes del 90′, un mano a mano para llevar al conjunto nervionense al Olimpo de los dioses. El segundo palo llegara en ese duelo de ida de los octavos de la Champions frente al Borussia Dortmund, el rival que todos queran por ser, sobre el papel, el ms cercano al nivel de los sevillistas. El 2-3 de Nervin, con una mala primera parte, dej tocado al equipo, que supo reponerse y plantar cara en la vuelta. Estuvo cerca de forzar la prrroga. Tambin hizo dao porque el Sevilla vio que era posible remontar. Que estaba en su mano. Tampoco quisieron entrar ese da los goles. Las lgrimas de los jugadores al final as lo corroboran.

Como no pudo hacerlo el penalti de Ocampos en el Camp Nou, en la vuelta de semifinales de la Copa del Rey, seguro que el momento ms amargo de la temporada para los sevillistas, que s crean de verdad que la final de la Copa del rey estaba en sus manos tras el 2-0 del partido de ida. Piqu provoc la prrroga en el alargue, tras una jugada que encaden innumerables desgracias, dejando incluso al equipo con uno menos para el tiempo extra. Le cost recuperarse de aquel golpe, aunque nuevamente lo hizo. Encaden victoria tras victoria en Liga para asomarse de verdad al podio del campeonato. Hasta anoche frente al Atlético, donde su falta de acierto contra un inspirado Unai Simn, adems de la polmica mano de Balenziaga en el rea, le dejan apenas sin opciones reales de dar la sorpresa por LaLiga.

El Sevilla ha estado en todos los frentes y ha intentado realizar una temporada histrica. Pasar a la historia del club por todo lo vivido, aunque sin plata ninguna fecha quedar grabada en la mente del aficionado. Le queda el regusto amargo de no haber podido acudir a Valdebebas con opciones reales de pelear La Liga. Ni de jugar la final de la Copa del Rey en La Cartuja. Ni de asomarse a unos cuartos de final de la Champions por segunda vez en su historia. Tampoco de levantar su segunda Supercopa de Europa. El Sevilla tambin ha sentido el lado menos agradable del ftbol. Peleando, eso s, por todo hasta el ltimo aliento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page