Más

TC dijo que la Corte Suprema no violó el principio de legalidad penal al descalificar a Artur Mas.

Sin embargo, si se agotan los casos de España, en este momento puede asistir al Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) para enseñar su caso.

Madrid, 19 de octubre (European News) –

El 9 de noviembre de 2014, el Pleno del Tribunal Constitucional (TC) aprobó por unanimidad la decisión del Tribunal Supremo de impugnar al expresidente catalán Arturmas por violación de la Constitución. . Por tanto, manifiesta que la Corte Suprema no violó el principio de legalidad penal.

De esta manera, TC rechazó el recurso del expresidente ante el Tribunal de Garantía de la Protección de los Derechos Constitucionales -la sentencia se interpuso la semana pasada con anterioridad- con esta sentencia Maas puede apelar ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (CEDH) por agotar los elementos españoles.

El recurso de amparo de los derechos constitucionales quedó descontento con la sentencia de la salón de lo penal del Tribunal Supremo de 23 de enero de 2019 que confirmó medianamente el recurso de casación de Cataluña contra la sentencia de la sala de lo civil y penal del Tribunal Supremo de Justicia de 13 de marzo de 2017.

En virtud del artículo 410.1 del Código Penal, se impuso al creador una multa de 12 meses por desobedecer a las autoridades o gobernantes públicos y se le excluyó de manera expresa del ejercicio del derecho de voto. Funciones públicas, forman parte a la jurisdicción local, autonómica o estatal y ejercen funciones gubernamentales en el contexto de la autonomía y el país por un período de un año y un mes.

El delito reconocido por la justicia se fundamentó en el incumplimiento de la sentencia de la Corte Constitucional de 4 de noviembre de 2014. Entre otras cosas, debido al recurso de apelación del gobierno contra el producto 161.2 de la Constitución, la suspensión de la celebración de la participación ciudadana es planeado. 9 de noviembre de 2014. Los catalanes y los pobladores de Cataluña piensan sobre el futuro político de Cataluña.

La sentencia concluyó que las autoridades judiciales no habían violado el principio de legalidad penal por el hecho de que comprendieron que la orden dictada por el TC tenía el carácter de una «solución judicial» y podía integrar las clases de delitos al artículo 410.1 del Código Penal. Han señalado desde el TC que esta clase de petición de divulgación es contraria a una decisión judicial, para el pleno, esta declaración no es el resultado de una interpretación inapropiada o arbitraria de la decisión de rivalidad de este tribunal.

Por otro lado, la sentencia rechazó el agravio por carecer de exigibilidad y especificidad de la orden no ejecutada por el hecho de que no consideró las conclusiones del tribunal correccional como ilógicas o arbitrarias, asumiendo que la orden tenía un «excelente» funcionario ejecutivo. »Y su contenido. es claro y preciso.

El plenario tampoco cuestionó la evaluación del poder judicial de que «el autor actuó cuando comprendió la orden judicial y violó intencionalmente la orden judicial» y no fue rechazado por el poder judicial. no es un delito de desobediencia. Los requisitos típicos no son condiciones objetivas de sanción, sino más bien prueba: “Si se culpa a las autoridades o funcionarios, la relevancia del estafa se reduce.

Por último, asimismo se desestimó la denuncia penal por violación al derecho a formar parte en los temas públicos y al derecho a la independencia de pensamiento, expresión y reunión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
You cannot copy content of this page