España

Tokyo 2021: piel de gallina | Olimpia 2021

No hay Olimpiadas. Si me alejo del baúl del recuerdo, no hallaré una sensación afín en ningún otro acontecimiento deportivo al que haya asistido. Es un sueño que todo deportista quiere a lo largo de su carrera.

Para llegar allí, el esfuerzo invertido es colosal. Tienes que ser la élite de tu deporte, de los mejores atletas de todo el mundo. El sacrificio es colosal, pero la recompensa es enorme, por lo que la participación es ya un éxito.

En el momento en que digo que no son iguales a algún otro evento deportivo, hay varias razones. El trabajo diario, la perseverancia en la obscuridad, debe planificarse de forma muy profesional y descriptiva para lograr participar en la mejor condición física y mental.

Mucho más información

Otro motivo importante es la convivencia de la Villa Olímpica. Lo que se respira allí es bien difícil de explicar: todos los deportistas conviven de pie de igualdad y la alegría brilla en todos nosotros. Puedes entender a los atletas que admiras y conocer otras formas. Lo destacado, sea como sea el deporte, es la sensación de una meta común: ganar una medalla para tu país.

Otro aspecto es que casi toda la delegación nacional toma el mismo vuelo. Estos reencuentros con atletas y amigos de otras disciplinas son únicos y asisten a hacer un ambiente diferente al de otros campeonatos. Los Juegos Olímpicos son otra historia.

Una vez que viaje y llegue a la Ciudad Organizadora, va a poder instalarse y comenzar a entrenar. Es imposible venir aquí sin esperar la ceremonia de apertura. Este es uno de los instantes más aguardados por todos nosotros. Ponte el traje oficial, quítate la ropa deportiva a lo largo de unas horas y disfruta rindiendo un honor particular a los abanderados.

La tensión antes de la actuación es inevitable. Quieres reconectarte con todos y cada uno de los deportistas y vivir cada segundo. Si andas los últimos 100 metros del túnel hasta el estadio olímpico, se te va a poner la piel de gallina, la primera vez que mires a los que viven en la ilusión de este instante; Atrapar esos momentos con una cámara y sentir el privilegio de caminar por el estadio es algo que jamás olvidará en su historia. Busca cámaras que reproduzcan la ceremonia para saludar a tus padres y hacerlos sentir orgullosos de tu desfile. No tuve la misma sensación fuera de la cancha de tenis.

En el momento en que concluya la ceremonia de apertura, en el momento en que regrese a la villa a reposar, la atención empezará a cambiar. Al día después, todo se revirtió en la competencia. En el momento en que llegue el momento, lo vas a dar todo y te entregarás hasta el final. Dalo todo y vas a sentir el auténtico orgullo de representar a tu país. En este momento, salvo aquí, no deseas proceder a ningún otro sitio, solo haz lo que más te agrade y disfrútalo.

Si ganas o pierdes (¡qué locos son los dobles!) No siempre depende de ti, pero la pelea y la dedicación que llamamos Espíritu Olímpico nunca fallarán. Quien hace esto no tiene que llevar a cabo mucho más. Rodeado de los mejores deportistas del mundo, con el sueño de jugar, la mayor lección es: trabajar duro, luchar hasta el desenlace.

Sucrebet agua A nuestro boletín especial sobre los Juegos Olímpicos de Tokio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
You cannot copy content of this page