El principal Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad 112 (CECOES) recibió una alerta, poco después de las 12 del mediodía de este jueves, informando que un hombre había caído a varios metros de la azotea de un edificio ubicado en la calle Juan Juana, junto a la plaza principal Plaza Negra. , en el municipio de Mogán.

El equipo de ambulancia de la SUC que acudió al lugar, solo pudo certificar su trágica muerte, aproximadamente a las 12:30 horas, según fuentes cercanas a los hechos, debido a la gravedad de sus heridas presentadas.

Según testigos, la víctima habría subido al techo, ubicado en el tercer piso del edificio, en un intento de ingresar a su departamento en el segundo piso, habiéndose encerrado por error durante las primeras horas de la mañana. Las fuentes dicen que el hombre había atado un cable de antena de televisión alrededor de su desperdicio, que se rompió después de que perdió el equilibrio, cayendo unos ocho metros al pavimento de abajo.

Un gran despliegue en el lugar incluyó una ambulancia de soporte vital básico y otra ambulancia medicalizada del Servicio de Emergencias de Canarias (SUC), Policía Local de Mogán y Protección Civil, y la Guardia Civil estuvieron presentes. Los profesionales sanitarios presentes en el lugar de los hechos pudieron hacer poco más que certificar su muerte, tras valorar su estado.

La Policía Judicial de la Guardia Civil, desde el puesto principal de Puerto Rico de Gran Canaria, instruyó a las diligencias investigativas correspondientes para determinar las causas de la muerte, aunque todo apunta a muerte accidental por accidente, según fuentes cercanas a la investigación.

Los amigos estaban preocupados

Amigos cercanos del fallecido, quienes contactaron The Canary News directamente, expresó su preocupación por haber pasado la noche anterior con el hombre, que parecía estar en un estado de agitación al salir para irse a casa antes del toque de queda a las 10 de la noche. Según un testigo, que también ha realizado declaración ante la Guardia Civil, la víctima había sufrido dos semanas antes una golpiza por parte de otra persona con la que anteriormente había sido amigo. Este conocido lo había amenazado posteriormente, dijo la víctima, lo que le hizo cambiar recientemente las cerraduras de su apartamento por temor a nuevos altercados físicos.

El testigo dice que pasó casi dos horas hablando por teléfono con la víctima, durante la madrugada del jueves, sin poder acudir directamente a él, debido al toque de queda, pero tratando de consolarlo, y le aconsejó que llamara a la policía si estaba en absoluto preocupado o se sintió amenazado. Aunque estos eventos bien podrían haber sido un factor en la salida de la víctima de su apartamento, los investigadores dicen que no tienen razones actuales para sospechar que los eventos de ayer y la trágica muerte fueron algo más que el resultado de un desgarrador y mortal error de juicio. por parte de la propia víctima. Un terrible accidente.

Agentes de la Guardia Civil custodiaron el cuerpo del hombre hasta que pudo ser certificado por el forense antes de ser trasladado al Instituto de Medicina Legal de Las Palmas de Gran Canaria, donde ahora se realizará una autopsia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page