El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha explicado tras el Consejo de Ministros que España ha devuelto ya a 2.700 personas a Marruecos, de un total de más de 6.000 llegados a Ceuta desde el lunes. Marlaska ha prometido “todas las medidas necesarias” para poner fin a la crisis migratoria y ha asegurado que ni un solo menor ha sido devuelto. Esta mañana, el Ejército está desplegado en la playa ceutí del Tarajal, donde varios tanques y numeroso personal militar trata de contener la llegada de centenares de personas que se agolpan del lado marroquí. Decenas de inmigrantes siguen llegando hoy a nado, varios con síntomas de hipotermia. En el Gobierno, la alerta es máxima. El presidente Pedro Sánchez, que ha cancelado un viaje previsto hoy a Francia y comparecerá en una declaración institucional por la mañana, ha afirmado en un mensaje publicado en Twitter que España “defenderá la integridad” de Ceuta “ante cualquier desafío”. El líder del PP, Pablo Casado, ha pedido al Ejecutivo que actúe: “El Gobierno tiene que preservar que siga ondeando nuestra bandera como desde hace 600 años en Ceuta”. El presidente de Ceuta, Juan Jesús Vivas, ha denunciado que la situación “es de estado de excepción” y ha calificado la llegada masiva de inmigrantes de “invasión”. Desde Bruselas, la comisaria europea de Interior, la socialista sueca Ylva Johansson, ha recordado que la frontera de Ceuta es de la UE y ha instado a Marruecos a controlar el paso de migrantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page