Último

Un duelo de poder. Cuerpo roto. ¿Cómo soluciona Haití este problema?

París golpeada por la violencia y la corrupción de las pandillas, su parlamento está casi vacío, su justicia está enferma, su constitución es discutida, su pobreza está sofocada, su crónica es una crónica tumultuosa y Haití incluso es asesinado y hostil una vez que su presidente Factions cayera en estado deplorable antes demandando poder.

En este momento está en un estado de colapso.

Peter Mullin, ex embajador estadounidense en Haití, dijo: “La democracia de Haití salió hace bastante y está empeorando con cada giro. “” No hay bastante que socorrer. “

El presidente interino, Claude Joseph, y 8 de los 10 diputados restantes de los 11 millones de habitantes del país afirmaron que tienen el derecho legal de ocupar el poder y completar el vacío de poder en Haití.

Como presidente actual, Joseph ha recibido un apoyo templados de la administración Biden, que espera desesperadamente no quedar atrapado en el pantano. El Senado electo restante ha recibido cierto reconocimiento legal, pero todavía está plagado de acusaciones de corrupción y egoísmo.

Cuando se desafía el poder, la fortaleza institucional y el estado de derecho se vuelven esenciales. Haití tiene poco o nada. Fue en un vacío atormentado. A medida que se intensifica la batalla por el poder, prácticamente ninguna institución democrática en Haití puede solucionar la disputa sobre el asesinato del presidente Jovenel Moïse en la vivienda del presidente Jovenel Moïse el miércoles.

Una vez que los desenlaces de las últimas elecciones en los USA fuesen cuestionados, la multitud instigada por el ex- presidente Trump penetró en el 6, evitando mucho más violencia, pero por poco.

En ausencia de una institución fuerte, las inversiones de todo el mundo fuertes y estables son fundamentales. Afganistán es apenas más estable que Haití. Ningún país puede esperar tener el monopolio del uso de la fuerza estructurada dentro de sus fronteras, esta es la definición tradicional de poder del gobierno.

Sin embargo, Afganistán salió de una crisis afín el año pasado. Tras las selecciones de 2020, el actual presidente Ashraf Ghani y su primordial rival, Abdullah Abdullah, declararon su victoria. El Sr. Abdullah en un inicio condenó el resultado de las elecciones como un “golpe”. Semeja posible un enfrentamiento violento. Pero Estados Unidos puede negociar compromisos a través de una diplomacia fuerte.

“Estados Unidos tiene tropas en el país”, dijo Barnett Rubin, un ex funcionario del Departamento de Estado con amplio conocimiento de Afganistán. “Tiene aconsejes. Se hicieron inversiones. Tranquilamente por parte del Sr. Garni”.

Estados Unidos tiene intereses nacionales primordiales en la resolución de conflictos y allanar el camino para las conversaciones de paz con los talibanes; incluso con la retirada de las tropas estadounidenses y el avance de los talibanes en todo el país, estos sacrificios semejan ser fugaces.

No existe un estado de derecho claro en Haití, y no hay rastros de que USA esté presto a intervenir en asuntos militares y obligarlo a solucionar el inconveniente. Si tiene un interés nacional, es eludir altercados tan cerca de la costa y eludir otra afluencia masiva de inmigrantes haitianos como el golpe que derrocó al presidente Jean-Bertrand Aristide en 1991..

La posibilidad de que la crisis empeore en Haití es obvia. El Sr. Joseph declaró inmediatamente un “estado de ley marcial”, que era una especie de ley marcial, pero no conocía la ley. En varios sentidos, la crueldad extendida de las pandillas convirtió a Haití en un país asediado.

El Senado, o el resto, espera que su presidente Joseph Lambert se convierta en presidente interino y que el Sr. Joseph sea reemplazado por Ariel Henry como presidente interino. Antes de su muerte, el Sr. Moise había designado al neurocirujano Sr. Henry como primer ministro, pero aún no había prestado juramento.

La salida del punto muerto es borrosa. El Parlamento se erosionó bajo el liderazgo del Sr. Moise. Los ordenes de dos tercios de los senadores nacionales han expirado, los mandatos de cada miembro de la cámara baja también han expirado y no se realizarán novedosas selecciones.

Los críticos acusaron a Moisés de dirigir deliberadamente la caída para consolidar aún mucho más el poder. Cuando fue asesinado, el país de pronto se volvió despiadado.

El estado puede desempeñar un papel en distintos grados: nadie está en el poder y no hay poder para desafiar. Italia y Bélgica estuvieron en la anarquía durante un buen tiempo en los años de la posguerra, pero tenían un sistema democrático fuerte.

A lo largo de los años, el Líbano se ha enfrentado a graves dificultades financieras. Dos ejércitos, el ejército nacional y la milicia de Hezbollah, y un sistema sectario de reparto del poder se alejan cojeando. Este sistema es como la política para los millennials. Una licencia que las élites tienen la posibilidad de saquear sin piedad en el momento en que el país padece. Sin embargo, se podría eludir una recaída en la guerra civil.

Pero en Costa de Marfil, después de que los 2 hombres anunciaran su victoria en las elecciones de presidentes de 2010, la violencia por último rompió el duelo por el poder. El presente presidente Laurent Gbagbo se ha negado a renunciar, a pesar de que los observadores internacionales han reconocido a su rival Alassane Ouattara como el ganador. Una cantidad enorme de personas fallecieron en una corto guerra civil antes de que el ejército francés ayudara a las tropas que apoyaban a Ouattara a despedir al Sr. Gbagbo.

En Venezuela, que también atraviesa grandes dificultades económicas, el líder opositor Juan Guaidó ha presentado líderes contrarios, pero el líder autoritario del país Nicolás Maduro (Nicolás Maduro) se ha mantenido en el poder a lo largo de mucho más de dos años pese a los disturbios que el acompañamiento más legítimo del presidente de decenas. de los gobiernos, incluido USA.

Las sanciones de Estados Unidos han recortado la mayoría de los capital de la administración de Maduro. El resultado es precisamente el tipo de inmigración masiva que el gobierno de Biden deseaba eludir sobre la cuestión haitiana.

La democracia se ha afianzado lenta y dolorosamente, y hubo poco respiro desde que Haití se transformó en el primer país independiente de América Latina y el Caribe en 1804. El país está en su peor instante gracias a la deuda impuesta por Francia, tras prácticamente 20 años de ocupación estadounidense. a inicios del siglo XX, corrupción y destrucción por el golpe, el terremoto de 2010 y la pandemia de coronavirus el año pasado. Frágil e inflamable.

No obstante, en el momento en que el presidente sacó al país de la guerra eterna, la administración Biden se mostró reacia a formar parte en una participación profunda en Haití, singularmente en el momento en que los gobernantes haitianos demandaron la utilización de tropas estadounidenses. Los líderes haitianos tienden a buscar el apoyo y la aprobación de Washington para reforzar su credibilidad política.

Para Estados Unidos, la Unión Europea y Naciones Unidas, el camino de menor resistencia corre el peligro de ser una solución al enfrentamiento de poder al solicitarle a Haití que adelante las selecciones previstas para septiembre. El gobierno de Biden ahora lo hizo tal y como si la votación fuera una panacea.

Pero en un producto de Just Society, Mullin, quien se desempeñó como embajador estadounidense en Haití de 2015 a 2017, escribió que fue “un fallo” festejar selecciones.

Escribió: “Es fácil opinar que las nuevas elecciones aclararán la situación y restablecerán la estabilidad, pero la experiencia nos comunica lo contrario. “Haití debe contar los daños y repararlos. “

Esto requiere una amplia coalición de partidos de oposición y sociedad civil. Destacaron que los votos no servirán de nada si dejan de funcionar las instituciones que garantizan la democracia.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page