Donald Williams II fue uno de los testigos presenciales de la detención de George Floyd, que acabó con la muerte de este ciudadano negro y que desencadenó en 2020 las mayores protestas contra el racismo en EE UU en medio siglo. Preguntado en el juicio por qué llamó a la Policía durante el arresto, respondió con contundencia: “Pensaba que estaba viendo un asesinato”. Su testimonio es uno de los muchos que durante el proceso cuestionaron la defensa presentada por el abogado de Derek Chauvin, el exagente de la Policía de Minneapolis acusado por el asesinato de Floyd. Otros policías y expertos en el uso policial de la fuerza han puesto en duda que actuara de forma reglamentaria al mantenerle inmovilizado, con su rodilla sobre su cuello, cuando había sido reducido y esposado y no representaba ninguna amenaza. Varios médicos han asegurado además que murió asfixiado, no por una sobredosis ni por sus problemas previos de salud.

Suscríbase aquí a la Boletin informativo de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page