Es un futbolista brutal”, “puede jugar en cualquier equipo de Europa“, “crack, top”, “y como persona es un 10, matrícula de honor. Honrado, honesto…”. Hablan, por este orden, Cazorla, Robert Moreno, Javi López y Serra Ferrer, cuatro conocedores de la carrera de Gerard Moreno, ex compañeros, entrenador y director deportivo, que atienden la llamada de MARCA para poner verbo al momentazo que está viviendo el delantero catalán, 16 goles en los 16 partidos de 2021, con ocho asistencias e incluido el hat-trick de Granada. Con contrato hasta 2023, su nombre empieza a sonar fuerte en el mercado. Y con razón.

Robert Moreno, primero víctima

Fue quien le hizo debutar con la absoluta, pero la historia de ambos empieza mucho antes. “Lo conozco desde muy jovencito, cuando yo entrenaba al Juvenil de la Damm y él estaba en el Badalona. Y me acuerdo… ¡que me metió tres goles! En la ida no marcó y creo que ganamos, pero desde ese momento ya me llamó la atención su talento para el gol y para el fútbol. Ha seguido su proceso de maduración de los grandes delanteros, como Villa, Torres, que cuando son jóvenes destacan y lo hacen bien pero que cuando llegan a su madurez a partir de los 26, 27, 28 es cuando explotan”. Gerard cumple 29 este miércoles.

El ‘rescate’ de Serra

Lorenzo Serra Ferrer fue de los que primero apostó por Moreno allá por 2013. Se lo llevó al Mallorca en Segundo. “El primer día que le vi, que ya no recuerdo cuándo fue, recuerdo la sensación de admiración que me dejó por la cantidad de cosas que era capaz de hacer bien. Era muy joven todavía y a veces la cabeza le iba más rápido de lo que su talento le permitía, pero siempre demostró un entendimiento del juego, una solidaridad con el equipo, un manejo de los recursos… Cuando estaba en el filial del Villarreal lo fichamos para el Mallorca. Aunque se lesionó al final marcó goles (12). Demostró tener una humildad y unas ganas de aprender que le han llevado a lo que es ahora, sin duda el mejor delantero de España”.

Su regreso al Espanyol

Javi López compartió tres temporadas de perico con Gerard, que volvía a casa. Uno de sus mejores amigos en aquel vestuario, en el que coincidieron desde 2015 a 2018. “Una de las temporadas que jugamos juntos lo hacía el solo arriba y solucionaba los partidos, con un gol, una jugada que se inventaba… Era decisivo. Recuerdo un partido que cuando acabó me fui para él, tengo la foto, y le pregunté ‘¿cómo puedes ser tan bueno?’ Es muy completo. Si tiene que caer a banda te lo hace fenomenal, si es de segunda punta, o de ‘9’… Nos veíamos los datos de los partidos y era el que más corría. Le llamábamos el delantero defensivo, porque lo que se le pidiera o demandara el equipo lo hacía a la perfección, y decía mucho de él. Muy inteligente y sacrificado”.

La llamada de la selección

Su ‘tocayo’ de apellido fue quien le convirtió en internacional. Robert Moreno puede presumir de haber sido quien reclutara al hoy ‘9’ de La Roja. “Siempre me gustó y no le perdía la pista. Nada más entrar a formar parte del cuerpo técnico de la selección empecé a seguirle con asiduidad. Es verdad que ese primer curso (18-19) no fue bueno para él, fue un año de sequía, pero siempre me llamó la atención su capacidad y su facilidad para hacer gol. Pero por encima de todo, por el estilo de juego que defiendo y que me gusta, creo que Gerard aporta muchas cosas en el juego colectivo. Y tiene una característica que es muy difícil en un jugador, y es que cada vez que toca el balón, mejora la jugada. Toma decisiones correctas en el 99,9% de las ocasiones. Es sacrificado, es un jugador que ayuda en defensa… Un futbolista de un talento enorme”.

La opinión de Cazorla

Santi Cazorla ha jugado con algunos de los mejores futbolistas de España y del mundo, por eso su opinión tiene su peso. Compartieron dos cursos en el Villarreal, del 18 al 20. Incluso coincidieron en la selección. “No me sorprende su nivel, para nada. Tuve la oportunidad de estar con él dos años y es un futbolista brutal. Es primer nivel y podría jugar en cualquier equipo. De él destaco la facilidad que tiene para definir y hacer goles. Es sin duda el mejor delantero español. Además, es un tío espectacular, tengo una gran amistad con él y se merece todo lo bueno que le pase”, destaca Cazorla en un testimonio recogido por Miguel Ángel Lara.

La evolución de GM9

Gol de Gerard Moreno (3-1) en el España 3-1 Kosovo

Para trazar su crecimiento, nadie mejor que un estudioso de Robert Moreno: “Más allá del juego, que mantiene los mismos estándares y capacidades, lo que veo en Gerard ahora mismo es una confianza y unas ganas y una paciencia sobre todo por hacer las cosas bien que antes no veía. Cuando lo empecé a seguir en 2018 estaba falto de confianza, no le salían las cosas bien, no tenía una buena dinámica. Había vuelto del Espanyol al Villarreal, pero con el cambio de temporada empezó a dar un rendimiento altísimo y ahora mismo cuando lo veo veo eso, confianza, seguridad, ha acrecentado todo lo que me gustaba de él. Lo hace sin dudar y con aparente simplicidad y eso para mí es la marca de los especialistas, de los cracks, cuando haces algo y parece que lo haces fácil”.

¿Y su techo?

Javi López pace un panegírico de su amigo: “No es solo los goles y asistencias. Metros recorridos, crear juego para el equipo, recuperaciones, también posicionamiento en el campo, lo que aporta cuando pasa el balón por sus pies… Está entre los mejores del mundo”. Serra continua: “A mí me recuerda mucho a Raúl. Esa ilusión, esa lectura del juego, esa inteligencia y hasta el instinto, pero también cómo defiende, cómo trabaja, más que los centrales que le marcan. Creo que es un digno heredero de Raúl. Porque además de ser listo siempre quiere aprender y crecer. Tiene la cabeza muy bien amueblada. Muy completo”.

“Está para dar un salto”

Todos coinciden en hablar con respeto del Villarreal, pero también ven que Gerard que está para dar un salto más. Robert explica: “Ya está en un grande, porque el Villarreal ya lo es, aunque no esté en el top3 está cerca, por su trabajo, por su continuidad en construir equipos grandes y es un sitio muy bueno para él. Sí te digo que puede jugar en cualquier equipo de Europa. Es uno de los nombres que di para llevar a Mónaco si hubiese podido seguir. Y no me hubiese equivocado porque esta temporada está demostrando que está a un altísimo nivel y le veo muy bien preparado para ir a la Eurocopa. Es un jugador de todas todas preparado para dar otro salto y estar en un equipo que juegue Campeones con asiduidad, ojalá lo consiga en el Villarreal, me encantaría, por él, por el club, por Unai, porque es un equipo que está trabajando muy bien y potencia muy bien a todos los nacionales”.

Me supo mal no poder ficharlo, porque era el delantero que quería, le veía listo para grandes retos. Yo hubiera arriesgado y pagado aquellos 40 millones

Serra Ferrer

Serra Ferrer también reconoce cómo quiso ficharlo. “Yo intenté llevarlo al Betis cuando el Villarreal lo repescó (pagó 20 millones de los 40 de la cláusula porque el 50% les pertenecía). Y me supo mal no poder lograrlo, porque era el delantero que quería, le veía listo para grandes retos. Yo hubiera arriesgado y pagado aquellos 40 millones, pero no se pudo. Creo que se merece la oportunidad de ir a un grande. Y no lo digo ahora porque esté en ese estado de forma, siempre me gustó y confíe en él. Espero que el tiempo le dé esa recompensa de ir a un equipo top, porque tiene nivel para ello”. Y Llamar remata: “Es especial. Tiene hueco en equipos del nivel del Madrid”.

El Gerard más personal

“Como persona es un 10, matrícula de honor. Honrado, honesto…”, elogia Serra. Llamar sigue en esa línea: “Es muy normal, noble y humilde. Le viene de familia. Y muy divertido. Siempre estaba jugando, con Asensio, muy alegre, un niño juguetón, con bromas. Se hacía querer. Le tenemos mucho cariño. Un tipo excepcional”.

Para mí Gerard es uno de sus jugadores que dejarías que se casara con tu hija

Robert Moreno

Y Robert va más allá: “Permitidme la broma, para mí Gerard es uno de sus jugadores que dejarías que se casara con tu hija. Me parece un chico educado, honesto, trabajador, que ha tenido la paciencia suficiente y la humildad como para trabajar y mejorar en los momentos de dificultad. Cuando le hablas siempre está atento, con ganas de aprender. Al convocarle por primera vez, le hice un resumen de por qué venía y qué tenía que mejorar. Prestó muchísima atención y lo aceptó con mucha humildad. Trabajó enseguida para mejorarlo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page