El presidente valenciano, Ximo Puig, ha propuesto al Comité Europeo de Regiones revisar el actual sistema de patentes para encontrar una solución a la escasez de vacunas en la Unión Europea, que “está impidiendo la inmunización masiva de la población”. Puig ha mantenido contactos con responsables de otras regiones europeas y ha enviado una carta al presidente del comité, Apostolos Tzitzikostas, con una propuesta para abrir el debate.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) criticó este jueves a los países europeos por su ritmo de vacunación. “La vacuna es nuestra mejor herramienta contra esta pandemia; no la única, pero sí la más efectiva para prevenir los contagios. Sin embargo, el ritmo de vacunación es inaceptablemente lento”, explicó el director general de la OMS para la región europea, Hans Kluge. La Unión Europea ha cerrado el primer trimestre de las campañas de vacunación sin cumplir ni uno solo de los objetivos que se había marcado. Bruselas esperaba llegar al 31 de marzo habiendo vacunado al 80% de la población de más de 80 años y al 80% del personal sanitario y ambas metas siguen sin cumplirse.

A la vista de estos datos, Ximo Puig indica que “hay que abrir ya este debate” y buscar “bien la suspensión temporal de patentes para tratar o prevenir la covid, o bien habilitar una tercera vía entre la independencia total de los laboratorios y la inseguridad jurídica, habilitando fórmulas de compensación”, ha adelantado este viernes a la Cadena SER.

Propone el presidente valenciano como tercera vía fórmulas de compensación a las empresas farmacéuticas afectadas “si se opta por el marco jurídico que permite, ante condiciones excepcionales, otorgar a terceras empresas las llamadas licencias obligatorias, en paralelo a las patentes”, recoge la misiva.

El político insiste en que carece de lógica que “hayamos sido capaces de desarrollar varias vacunas seguras y eficaces en 11 meses y que, en cambio, tengamos la perspectiva de que miles de millones de personas vayan a tener que esperar varios años para ser vacunadas por una falta de producción”. Ni el mercado ni la burocracia pueden ser un obstáculo para la ciencia y la salud ante una situación de pandemia global, sostiene el presidente Puig.

“Si un país como Estados Unidos, con su tradición de libre mercado, ha propiciado la colaboración de empresas farmacéuticas con otras compañías para aumentar la producción de vacunas, la Unión Europea puede y debe hacerlo”, añade Puig. “Ante situaciones extraordinarias y de emergencia, se necesitan soluciones extraordinarias y de urgencia”, ha planteado.

Puig concluye su misiva con una invitación a todas las regiones representadas en el Comité Europeo a que “explicitemos ante las instituciones de la UE, especialmente ante el Consejo, el Parlamento, la Comisión y el Comité Económico y Social, la necesidad de encontrar una solución inmediata que proteja mejor la salud de los ciudadanos y permita la reactivación de nuestras economías”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page